miércoles, 29 de septiembre de 2010

HUEVO POCHÉ CON PIMENTÓN DE LA VERA Y PATATAS PANADERAS

Ya estamos en otoño, los calores veraniegos ya son historia y aunque todavía tenemos horas del día donde los rayos del sol se empeñan en acercarnos a las lejanas vacaciones, realmente el tiempo ha cambiado, empiezan a apetecer platos de cuchara, recetas reponedoras y con ingredientes algo más contundentes.

Guardo los bañadores, las chancletas de la playa y cuelgo en el blog la CABECERA DE OTOÑO, que tuvo que recordármelo ayer Héctor, después de prepararme cabeceras para cada estación del año, yo me olvido de ponerla.


Hoy he preparado un plato que en mi casa triunfa, ingredientes básicos en cualquier cocina pero deliciosos e imprescindibles, estoy hablando de los huevos, las patatas y el jamón, ¡cuantos ricos platos se pueden preparar con estos tres ingredientes!

La presentación queda muy chula pero el sabor todavía es mejor.

NECESITAMOS para 4 personas:

4 patatas grandes

4 huevos

150 g de jamón en tacos

4 ajos

Una lata de Champiñones enteros al natural

Pimentón de la Vera

Sal

Aceite de oliva virgen


PREPARACION:
Cortamos las patatas en panadera, en rodajas de unos 3 mm, un par de ajos en laminas y freímos a fuego moderado en abundante aceite.

Mientras se hacen las patatas, no las perderemos de vista, deben quedar hechas pero blanditas, prepararemos los huevos poché.

Cogeremos una taza o flanera y pondremos film transparente en su interior, debe sobresalir para después poder hacer el saquito con el huevo y poder atarlo con facilidad.


Una vez tenemos puesto el film pondremos sal gorda un chorrito de aceite y pimentón de la Vera, cascaremos el huevo, recogeremos el film e iremos apretando para que no quede aire, sacamos de la taza y vamos girando el saquito de forma que el huevo quede bien apretadito y sin aire, cogemos hilo de cocina y lo atamos. Esta operación la repetiremos con el resto de huevos.

Pondremos una olla con abundante agua y cuando empiece a hervir pondremos los huevos poché y con coceremos durante unos cuatro minutos, la clara debe estar cuajada, pero OJO cuidado no pasaros porque la yema ha de quedar liquida.


Las patatas una vez hechas las retiramos escurriéndolas bien de aceite.

En una sartén pondremos un poco de aceite y pondremos los otros dos dientes de ajo en laminas y los taquitos de jamos, doraremos y añadiremos los champiñones que previamente habremos laminados, los saltearemos durante un par de minutos.

Podeis utilizar cualquier otro hongo que os guste, fresco o congelado, yo por comodidad he usado hoy un bote de champiñon al natural.
Ahora solo queda montar el plato:

Pondremos un aro en un plato y en primer lugar ira una capa de patatas, hasta mitad del aro, después otra capa de champiñones y finalmente otra de patatas, rematamos con el huevo poché al que daremos un ligero corte para que se derrame la yema.

Listo para degustar.

sábado, 25 de septiembre de 2010

PINCHITOS DE QUESO BOFFARD

Con esta receta participio en el concurso para ganar un curso de cocina con Joaquín Felipe, en A Punto, patrocinado por Boffard , os aconsejo pasaros por su blog donde encontrareis información muy interesante sobre sus quesos asi como excelentes recetas.

Si hay algo que me gusta por encima de todo es el queso pero el queso con sabor, con personalidad y los quesos Boffard reúnen estas características, queso maduros, con una curación mínima de 4 meses.


Para elaborar estos pinchitos he utilizado queso Boffard Reserva, elaborado con leche cruda de oveja y con una maduración de al menos 8 meses.


Y como las cosas buenas brillan por si solas, he preparado una receta sencilla pero con intensos sabores.

Yo no tengo la receta de la felicidad pero después de probar estas delicias creo que podemos decir que estamos más cerca de ella.


Ingredientes:

Una cuña de queso Boffard curado

Mermelada de higos

Unas hojitas de albahaca

Un tomate maduro pero duro

Unas loncha de paleta ibérica

Sal Maldon o sal gruesa.


Preparación:

Cortaremos el queso en cuadrados, con un descorazonador de manzanas haremos un orificio en el centro del cubo, hasta la mitad de este.

Rellenamos los cuadrados con mermelada de higo y decoramos con una hojita pequeña de albahaca.

Para los pinchitos de tomate cogeremos una cucharilla para sacar bolas, una vez hechas las bolas haremos un corte en el centro sin llegar al final y pondremos un trocito de queso Boffard.


Cortaremos unas tiritas finas de paleta iberita y rodearemos la bolita de tomate, a modo de lacito.

Pincharemos con un palillo y pondremos sobre cada una un poquito de sal Maldon.

Listos para disfrutar.


viernes, 24 de septiembre de 2010

HELADO DE VAINILLA Y AFTER EIGHT

Este mes de septiembre Whole Kitchen nos ha propuesto preparar un helado casero, y este es el mío: HELADO DE VAINILLA Y AFTER EIGHT.


Siempre me gustaron estas chocolatinas, recuerdo que eran el típico regalo que todo el mundo traía cuando viajaba a Reino Unido, además son de esas chocolatinas que o te gustan mucho o odias a muerte, yo soy de las leales y afortunadamente ahora no es necesario viajar para poder comprarlas ya que en cualquier superficie grande de alimentación las encuentras.

Para preparar este helado no he utilizado huevos pero ha quedado muy cremoso gracias a la crème fraîche y a la leche en polvo.

Empecemos con la receta

INGREDIENTES:

1 sobre de gelatina sin sabor

600 c c de leche entera

160 c c de leche evaporada

3 cucharadas de leche en polvo

200 cc de Crème Fraîche

200 g de azúcar glas

Aroma de vainilla

Chocolatinas After Eight



PREPARACIÓN:

Pondremos el sobre de gelatina en un cazo con un poquito de agua, que la cubra, así se irá hidratando.

Separaremos un poquito de leche y el resto junto a los demás ingredientes los pondremos en un bol, a excepción de las chocolatinas y batiremos con la batidora de varillas durante unos minutos.

Añadiremos la leche que hemos reservado a la gelatina y calentaremos sin que llegue a hervir, solo lo necesario para que se disuelva la gelatina.

Dejamos enfriar y cuando este frio se añade a la preparación a la mezcla de leche y demás ingredientes, mezclamos y añadimos unas cuantas chocolatinas After Eight cortadas en trocitos pequeños, aquí al gusto de cada unos, la cantidad que queramos.

Ponemos en la heladora hasta que adquiera consistencia, sobre unos 40 minutos, después guardamos en el congelador para conservar y poder hacer bolas.

Podemos servir con unas chocolatinas de adorno o cualquier otra cosa que se nos ocurra.

martes, 21 de septiembre de 2010

BIZCOCHO CASERO

Un bizcocho delicioso, alto, con porte, esponjoso, magnifico para mojar, perfecto para rellenar, podría seguir pero cuando veáis las fotos me vais a entender, así que no me voy a extender, solo confesar que lo ha hecho Silvia mi hija, que va cogiéndole el gusto a la cocina y que tiene muy buena mano ó ¿no?.


Os invito a coger un trocito, espero a partir de octubre tener más tiempo para poder comentar en vuestros blogs, no penséis que me he olvidado, ¡para nada!, como siempre, todo es cuestión de tiempo.

Me han elegido Blog del día (21/09/2010)

y me han he hecho un pequeña entrevista que teneis aqui si os apetece leerla, asi me podreis conocer un poquito mejor.

Aquí tenéis la receta exactamente como viene en el libro Los dulces del convento (Recetas del Monasterio de Santa María del Socorro de Sevilla), libro por el que yo siento autentica devoción, redactada de forma clarísima y peculiar.

Ingredientes

6 huevos

El mismo peso de los huevos, se pondrá de harina

El azúcar será el peso de 5 huevos

100 g de mantequilla

La raspadura de 2 limones y el zumo de 1 de ellos

1 sobre de levadura



Se separan las claras de las yemas, se baten las claras a punto de nieve y se reservan. Se pone a derretir un poco la mantequilla en una sartén (que no llegue a freír), y una vez fuera del fuego, se bate junto con las yemas, el azúcar,  la raspadura de limón y el zumo. Este batido se añade a las claras montadas y se vuelve a batir. A continuación se añade la harina tamizada que ya estará mezclada con la levadura. Hay que batirlo todo con cuidado hasta obtener una mezcla color homogéneo.


Se echa la masa en un molde de bizcocho, previamente untado con mantequilla, y se mete al horno. Éste debe estar a unos 160ºC y la cocción debe durar de 20 a 30 minutos. Pasado este tiempo, puede clavársele una aguja gruesa, y si al sacarla está limpia, el bizcocho está hecho.


Difucltad: Baja

Tiempo de elaboración: Cuarenta y cinco minutos

Precio: Muy bajo

Caducidad: Una semana

Fuente:



Los dulces del convento

Recetas del Monasterio de Santa María del Socorro de Sevilla

Circulo de lectores


viernes, 17 de septiembre de 2010

LICOR DE HIGOS

Vuelvo al ataque con los licores. En esta ocasión le ha tocado a los higos, ¡si HIGOS!. Este año la higuera está siendo muy generosa, que digo ¡espléndida!, hemos cogido una cantidad de higos considerable y todavía dará más.

He preparado:

Mermelada de higos

Higos en almíbar

Huevos con higos

Pasta con higos

Licor de higos

Y estoy inmersa en el proceso de secado, es muy entretenido porque hay que sacar todos los días los higos al sol, ir dándoles la vuelta para que sequen por igual, y muy importante guardarlos dentro de casa por la noche. Ya he secado un par de bandejas, os los enseñare en breve. Este sistema es una buena forma de conservar los higos para utilizarlos con posterioridad.

Así que como las hormiguitas, voy llenando la despensa para el invierno.


INGREDIENTES:

Una botella de orujo de buena calidad

½ k de higos negros

350 gr de azúcar


PREPARACIÓN:

Lavaremos bien los higos, los secaremos, a continuación cortamos cada higo en cuatro trozos, los ponemos en un recipiente de cristal y añadimos el azúcar, dejamos un par de horas removiendo de vez en cuando.

Transcurrido este tiempo añadimos el orujo y mezclamos, es conveniente que el recipiente donde pongamos todo sea de cristal y tenga tapa para poder agitar de vez en cuando durante el tiempo que la fruta esta en maceración.

Lo tendremos durante 10 días agitando de vez en cuando.

El proceso es idéntico al de otros licores que he preparado, con alguna variación en el tiempo de reposo del licor en función de la fruta que se le incorpore.

Y el resultado es RIQUISIMO, de verdad es delicioso, dulce y sabroso.

Mi consejo, ya que es un licor potente,  tomarlo con un poco de hielo, de esta forma se rebaja un poco la graduación y es perfecto como chupito para rematar una comida.

Yo no bebo prácticamente nada pero con estos licores podemos sorprender a nuestros amigos o familiares con un licor casero y diferente.

Y de paso me sirvió para comprarme esta preciosa botella que nada más verla me enamore de ella. Es de una tienda que me encanta, Loja do Gato Preto y es que cuando vamos de compras al final cada uno acaba visitando unas tiendas, yo me pasaría horas y horas en las tiendas donde hay artículos para casa y cocina.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

PEMOLES

Desde que Paco organizo este Concurso he buscado recetas de comida mexicana, he leído algún libro al respecto, he visitado blogs que no conocía, pero sobre todo he descubierto una cocina que para mí era una gran desconocida. Una cocina sabrosa, rica y muy variada.

Y durante esta búsqueda, teniendo ya decidida la receta que iba a presentar, me encontré con un blog estupendo VIVA MEXICO, y en él con una receta de las que a mí me gustan, de cocina familiar y sobre todo dulce. Estoy hablando de los PEMOLES, unas galletas de harina de maíz en forma de rosquilla típicas de la Huasteca.


El pueblo huasteco es uno de los más desconocidos de toda Mesoamérica; llegó a territorio mexicano alrededor del año 1.500 a. de C., concretamente a una región que hoy en día es denominada precisamente con el nombre de este pueblo , HUASTECA, y que se extiende por los estados de Veracruz, San Luis Potosí, Hidalgo, Tamaulipas, Querétaro y Puebla. Este territorio posee un clima cálido aunque no agobiante, una rica vegetación y gran abundancia de fauna, con lo que era una buena zona para asentarse.

El término huasteca derivaría de la palabra náuhuatl cuextécatl, que a su vez tiene dos acepciones distintas: o significa “caracol pequeño” o significa “guaje”, que se trata de una leguminosa. De todos modos los huastecos se denominan a sí mismos téenek que quiere decir algo tan sencillo como “hombres de aquí”.

Por lo que se refiere a sus creencias decir que casi todas sus celebraciones giraban en torno a la adoración del maíz y de los rituales para lograr una buena cosecha. Afirmaban que sin el maíz no podía existir la vida, con lo que lo adoraban, estando además los espíritus de los hombres formados por maíz “Ipak” y en relación con esto adoraban al dios sol, a la diosa luna, al dios trueno, a los animales del bosque…

Esta es mi receta para el Concurso de recetas Mexicanas organizado por Lazy Blog y Kitchen Club.


He modificado un poco la receta de Nora, sobre todo en las cantidades y algún ingrediente.

Son unas rosquillas muy ricas, con mucho sabor a canela y café,muy fáciles de hacer.

NECESITAMOS:

250 g de harina de maíz o quizás un poquito más

100 g de manteca vegetal

1/2 taza de azúcar glas

La punta de una cucharadita de café de sal

1 cucharada de postre de canela

1 yema de huevo

½ tacita de café o la que admita la masa


PREPARACIÓN:

Batimos la margarina con el azúcar, la sal y la canela. Añadimos la yema.

Añadimos la harina poco a poco y amasamos. En este momento empezaremos a añadir el café, el que admita, de forma que queda una masa que no se peque.

Envolvemos en film transparente y metemos a la nevera durante 30 minutos.

Pasado este tiempo cogeremos masa e iremos haciendo rollitos de unos 6 cm, pueden ser más grandes a vuestro gusto, la masa en como la plastilina, tiene la misma textura por lo que puede ser una receta estupenda para que participen los más peques de la casa. Una vez hemos formado la rosquilla aplanaremos un poquito. Yo las he decorado un poquito, haciéndoles unas rayitas con un cortapastas rizado.

Los ponemos en la placa del horno y horneamos durante 15 minutos a 175º teniendo cuidado de que no se doren demasiado.

Dejamos enfriar y si queremos espolvoreamos con azúcar glas.

martes, 14 de septiembre de 2010

MOUSSAKA

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Septiembre nos invita a preparar todo un clásico de la cocina tradicional griega, una Musaca.

La moussaka es un plato de la cocina tradicional de los Balcanes pero internacionalmente conocido a través de la gastronomía griega. Con origen árabe, su nombre proviene de la palabra saqqa'a que significa "congelar" o "quedarse blanco".

Si nos ceñimos a la receta de las islas Helenas se trata de un pastel de tres capas: berenjenas sofritas en aceite, carne de cordero guisada y machacado con tomates y una última capa de salsa blanca. Comúnmente se añaden calabacines, champiñones, patatas o incluso se cambia o se omite la carne. Se suele gratinar con queso o pan.

Y aquí va mi moussaka, en el último momento pero llego.


INGREDIENTES:

• 2 berenjenas grandes

• 1 cebolla grande

• 2 dientes de ajo

• 500 gr. de carne de ternera picada

• 400 gr. de tomate triturado

• 1 patata mediana

• 4 rebanadas de pan de molde sin corteza

• 1 copita de vino tinto

• 1 hojita de albahaca fresca

• sal

• pimienta

• salsa bechamel

• queso

salsa bechamel

• 50 gr. de harina

• 50 gr. de mantequilla

• 400 ml de leche

• nuez moscada

• sal

• pimienta



PREPARACIÓN:

Comenzaremos cortando las berenjenas en rodajas gruesas, las freímos en aceite hasta que estén doradas. Sacamos y ponemos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Picamos la cebolla y los ajos, pochamos y añadimos la carne picada, rehogamos unos 10 minutos, añadimos el tomate triturado, lo tendremos 5 minutos más al fuego y finalmente añadimos el vino. Transcurridos unos 10 minutos retiramos, no debe quedar unas salsa liquida.

Cortamos la patata en panadera, rodajas de unos 3 milímetros y freímos a fuego bajo para que se hagan bien. Reservamos.

Preparamos la bechamel y ahora solo queda montar el plato.

Pondremos en el fondo de la fuente las rodajas de pan de molde, seguidamente una capa de berenjena, una capa de la salsa de carne, una capa de patatas, otra de berenjenas, carne, la salsa bechamel y rematamos con el queso rallado.


Lo introducimos en el horno precalentado a 180º y lo dejamos hornear durante unos 30 minutos. Si el queso no os ha quedado lo suficientemente dorado, le ponemos unos minutos el grill, hasta que adquiera el tono dorado deseado.

Espero que os guste, aunque hoy en internet hay una ola de mukacas a cual más rica.



miércoles, 8 de septiembre de 2010

ENSALADA DE PASTA PARANZA CON PALITOS DE MAR

Una ensalada sencilla de preparar, ideal para dietas bajas en calorías, muy sana y perfecta para estos días de calor. Un plato completo con tan solo 305 calorías. No habra quien se resista, a los niños también les va a encantar por la divertida forma de la pasta.


Yo he utilizado una pasta  de sémola de trigo duro artesanal, se llama PARANZA, lla trajo Silvia de Italia, tiene formas inspiradas en el mar, peces, barquitos y otras formas muy divertidas, de colores y de gran tamaño, con 50 gr es suficiente para una persona, ya que al hervirla crece bastante. La pasta esta simplemente hervida, va aliñada con una cucharada de aceite de oliva virgen, con dos hojitas de albahaca fresca picada y la punta de una cucharadita de café de curry. Rematada con 2 palitos de mar Pescanova por plato.

Esta receta la presente al concurso de cocina light de Sara, quedo la segunda, a un voto de diferencia de la receta ganadora.



NECESITAMOS:

50 gr de pasta, la que más os guste ( 175 calorías)

2 palitos de mar Pescanova (40 calorías)

1 cucharada sopera aceite oliva virgen (90 calorías)

Sal

Curry

Albahaca fresca


PREPARACIÓN:

Coceremos la pasta en abundante agua con sal durante 8 minutos. Refrescamos la pasta y la escurrimos bien.

Picamos la albahaca, la ponemos en un recipiente pequeño junto a la cucharada de aceite de oliva virgen, el curry y una pizca de sal. Removemos bien y la vertemos sobre la pasta.

Picamos los palitos de mar, primero en tres trozos y luego estos en juliana. Rematamos el plato con la juliana de palitos de mar.

Podemos tomarla frio o templada.

La próxima receta va a ser ......... , bueno mejor no lo digo, os va a gustar, SEGURO.

Espero tener un poco más de tiempo a partir de este fín de semana para poder comentar en vuestros blogs.

UN BESO ENOOOORME.

jueves, 2 de septiembre de 2010

SPUMONI AI 5 SAPORI CON HIGOS

Quiero pediros disculpas si no comento  con la frecuencia que me gustaría en vuestros blogs pero he comenzado ya el trabajo, sois tantos a los que sigo que me es casi imposible comentaros a todos, así que el tiempo que me queda prefiero leer vuestras actualizaciones para saber lo que hacéis. Así que ya lo sabéis, os visito aunque no os comente con tanta frecuencia.


Hoy traigo una receta de pasta, ya sabéis lo que me gusta, una pasta muy bonita que se llama SPUMONI AI 5 SAPORI, la trajo Silvia de la mismísima Italia, la he acompañado con una salsa muy rica que suelo preparar con frecuencia y que acompaña a la perfección tanto carne como pasta. Y como estamos en plena temporada de higos también le he añadido un par por plato.


Podéis preparar esta receta con cualquier tipo de pasta,  Spumoni  es una pasta de grano duro de colores, esta cocida en 6 minutos y dobla casi su tamaño.

NECESITAMOS:

Spumoni o cualquier otro tipo de pasta, la cantidad que consideréis

Para la salsa:

2 zanahorias medianas

1 cebolla

2 ajos

6 lonchas de bacón

Pimentón de la Vera

1 copita de Jerez seco

Para acompañar:

2 Higos por plato

Salsa Worcestershire Lea&Perrins

Albahaca fresca

Queso Parmesano


PREPARACIÓN:

Comenzamos con la salsa, en primer lugar cortaremos el bacón en tiritas y freiremos en una sartén con un chorreón de aceite de oliva hasta que se dore, añadiremos la zanahoria, cebolla y ajos picados, cuando las verduras empiecen a pocharse añadiremos la punta de una cuchara de postre de pimentón de la Vera, lo tendremos un minuto removiendo y añadiremos una copita de Jerez seco. Lo dejaremos reducir, para que se evapore el alcohol, 5 minutos aproximadamente. Probaremos y añadiremos sal si fuera necesario.

Pasado este tiempo retiraremos y trituraremos la salsa con la batidora, si queremos una salsa más fina podemos pasarla por el chino.

Cocemos la pasta, esta concretamente 6 minutos y refrescamos.


Los higos los partimos en cuatro trozos a lo largo y los ponemos en un recipiente con salsa Worcestershire, debe cubrirlos, los dejaremos en ella mientras hacemos la salsa.

Montamos el plato, en el fondo del plato ponemos salsa, colocamos la pasta, salseamos esta, sacamos los higos de la Salsa Worcestershire y ponemos a nuestro gusto sobre o alrededor de la pasta.

Remataremos el plato con albahaca fresca picada y queso parmesano recién rallado.

Un plato sano y muy completo, con una combinación de sabores interesante, los higos quedan estupendos con la Salsa Worcestershire.