miércoles, 27 de febrero de 2013

BIZCOCHO DE MIEL Y NARANJA

Mirando las recetas que he publicado en los dos últimos meses acabo de darme cuenta que hace demasiado que no publico una receta de bizcocho y eso que rara es la semana que no preparo uno.  Por eso la receta de hoy va a ser un bizcocho y os diré que no solo esta rico por lo esponjoso que es, también es delicioso por su sabor, y es que últimamente me he aficionado a usar miel en muchas de las recetas de dulces que hago y el resultado es estupendo, si además le añadimos naranja, mejor todavía.


INGREDIENTES:

3  huevos

1 yogur natural

1 vaso de aceite

2 vasos de azúcar

2 vasos de harina leudante (la que lleva incorporada levadura)

1 vaso de harina

5 g de levadura repostería

La ralladura de una naranja

2 cucharadas soperas de miel con Aloe Vera de Luna de Miel

Nota: el vaso que utilizamos para medir los ingredientes es el del yogur, si no tienes harina leudante puedes usar 3 vasos de harina común y entonces poner en lugar de 5 g de levadura, 16 g o un sobre de levadura de repostería)


PREPARACIÓN:

Batir los huevos hasta obtener una mezcla cremosa, añadir el yogur y el aceite y batir de nuevo unos minutos, agregar el azúcar, la ralladura de naranja y la miel, batir varios minutos más hasta conseguir una mezcla cremosa, incorporar la harina y la levadura, batir hasta conseguir una masa homogénea.


Engrasar un molde y verter la mezcla anterior. Meter al horno precalentado a 170º durante 40 minutos, dejar enfriar y desmoldar.

BUENA SEMANA

lunes, 25 de febrero de 2013

POLLO AL CURRY CON ARROZ BASMATI

Hoy traigo una receta con aires de la India, entre sus ingredientes algunos de los sabores más frecuentes en la cocina de este país: arroz, verduras, especias y pollo.

Un sencillo plato único, fácil de preparar, muy completo y repleto de sabor, por otra parte también muy sano y con pocas grasas, en casa nos gustan mucho estos guisos en los que todo va en un solo plato.


INGREDIENTES para 4 personas:

2 pechugas de pollo deshuesadas

2 cebollas

2 dientes de ajo

1 cucharadita de curry

Sal

Pimienta

Aceite de oliva virgen

250 g de arroz basmati integral


PREPARACIÓN:

Ponemos a cocer el arroz en una cacerola con agua y sal hirviendo,  unos 30 minutos aproximadamente.

Mientras se cuece el arroz, cortamos las dos cebollas en juliana fina y freímos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que quede blandita y dorada. Reservamos.

Freímos los ajos en otra sartén con un poco de aceite y cuando tomen color los retiramos, hacemos a fuego fuerte las pechugas de pollo que habremos cortado en tiras de un dedo, salpimentamos y añadimos el curry,  hacemos un par de minutos por un lado, que tome color, damos la vuelta dejamos unos segundos y tapamos con la tapa de una olla, retiramos del fuego y reservamos.

Este pequeño truco es importante para que la carne quede tierna y no se pase, al dejarla en la sartén tapada,  con el propio calor del recipiente se termina de hacer,  añadimos los ajitos que apartamos y la mitad de la cebolla frita.

Ponemos la otra mitad de la cebolla frita en una sartén e incorporamos el arroz cocido, salteamos durante unos minutos para que se mezclen los sabores.

Montamos el plato:

Ponemos en la base el arroz y encima el pollo. Servimos caliente.

FELIZ SEMANA

sábado, 23 de febrero de 2013

Galletas WITHOUT NAME


Cuando das con recetas sencillas pero ricas como la de hoy, la satisfacción es doblemente buena y las ganas de compartirla también.

Esta receta me la paso mi compañero Nacho, a su vez a él se la paso su hermana, no tiene nombre, de ahí lo de "Without name", que  significa “sin nombre” y es que ese es el título con el que venía la receta.


No puede ser más sencillo y rápido, tan solo 7 minutos de horno y tendremos listas unas ricas, crujientes y sabrosas galletas. Desde luego si no tenemos nada dulce en casa, esta receta nos sacara del apuro porque se hacen en un momento, el secreto dejar una lamina muy fina, de unos 2 ml, no es necesario dejar la masa en la nevera,  pero vayamos primero con los ingredientes y a continuación os cuento como hacerlas.


INGREDIENTES:

40 g de mantequilla derretida

80 g de azúcar

2 cucharadas de miel con Aloe Vera de Luna de Miel

70 g de almendra molida

80 g de harina

3 g de levadura


PREPARACIÓN:

En un cazo ponemos la mantequilla, el azúcar y las dos cucharadas de miel, removemos hasta que la mantequilla se derrita y consigamos una mezcla homogénea, no sobrecalentar, solo lo justo para conseguir integrar todos los ingredientes.

Verter esta mezcla en un cuenco, añadir la almendra molida y la harina con la levadura tamizada. Amasar con la mano hasta unir todos los ingredientes. Hacer una bola y poner entre dos papeles de horno. Estirar la masa con el rodillo dejándola de un grosor de 2 ml, esto es importante ha de quedar fina, tendréis como una galleta gigante, no os preocupéis por la forma, no importa que no quede totalmente redonda ni los bordes perfectos.


Calentar el horno a 180º e introducir la masa en el mismo durante 7 minutos.

Sacar con cuidado, en estos momentos la masa es muy delicada porque esta blanda, aprovechamos para hacer unos cortes sin llegar al final  con un cuchillo, yo los he hecho en diagonal, para conseguir galletitas en forma de juanola.

Dejar enfriar, la masa de endurecerá y quedara muy crujiente. Cuando esté totalmente fría podemos ir cortando las galletitas y os aseguro que no podréis parar de comer, sobre todo los bordes que quedan más feos son los más ricos, la masa es crujiente, dulce y con un sabor a miel deliciosa, he aprovechado para probar la miel con Aloe Vera que acaban de lanzar al mercado Luna de Miel y el sabor es una maravilla.


En 7 minutos conseguiréis unas galletas deliciosas.

BUEN FIN DE SEMANA.

lunes, 18 de febrero de 2013

BOLLITOS DE CALABAZA


Esta es de esas recetas que en cuanto la ves tienes que hacerla, y eso me paso a mí. La vi en el  blog Kanela y Limón, me imagino que lo conoceréis, estupendo en todos los sentidos.

Estos bollitos quedan de un color naranja precioso, muy ricos, sabrosos y muy  tiernos. Lo ideal es comerlos en el día, ya que al ser masas con bastante levadura, al día siguiente pierden esponjosidad, aunque siguen estando muy ricos. La próxima vez que los haga, reduciré la cantidad de levadura, quizás hasta utilice masa madre, esta última les hará ganar aún más en sabor y tiempo de conservación. Aunque tampoco lo considero un problema importante, porque no creo que os duren más de un día.

Desde luego son perfectos para meriendas y desayunos, acompañados de un tazón de leche o un chocolate caliente, además si los rellenamos de mermelada y queso o mantequilla, o de chocolate, no van a faltar bollitos porque se comen en un santiamen, sin rellenar también son ideales, ya que tienen su punto dulce aportado por la leche condensada.


INGREDIENTES:

200 g de leche condensada

40 g de mantequilla pomada

60 ml de leche tibia

25 g de levadura fresca

250 g de puré de calabaza asada triturada (Cristina la pone cocida y triturada)

Una cucharadita de sal

550 g de harina de fuerza

1 huevo batido


PREPARACIÓN:

Disolver la levadura en la leche, colocar todos los ingredientes en la cubeta de la panificadora en el orden anterior, si no tenéis amasar a mano. Seleccionar el programa que solo amasa, dura 15 minutos, sacar la masa y poner en un cuenco untado con aceite, tapar con un paño húmedo y dejar hasta que doble su tamaño.

Dividir la masa en bollitos de unos 40 g, engrasar una bandeja cuadrada de horno, yo he utilizado spray Dubor para engrasar el molde, el cual os recomiendo porque va genial, desde que lo probé lo uso para todos mis bizcochos, colocamos los bollitos dejando un poco de espacio entre ellos y dejamos que doblen su tamaño tapados con un paño.

He aprovechado para hacer estos bollitos que en su interior llevan Nutella, un vicio, ricos ricos.


Cuando han doblado su volumen, los pintamos con huevo batido y metemos al horno precalentado a 180º hasta que estén doraditos, unos 30 minutos.

Dejamos enfriar y disfrutamos de estos delicados bocaditos.

BUENA SEMANA

sábado, 16 de febrero de 2013

COQUITOS


Buscando el coco perfecto,  el  coquito quiero decir.

Después de probar unos deliciosos coquitos,  de un horno tradicional, de los que están en la Plaza de la Iglesia,  de un pueblo pequeño...

El caso es que la semana pasada,  probé un coquito riiiiiiquisimo, dulce en su justa medida, sabroso, con un color dorado impresionante, almibarado, con una textura nada seca.


Y llevo dándole al coco, nunca mejor dicho, toda la semana. Después de probar ese coquito, obviamente tenía que dar con la receta y hacerlos.

Generalmente, casi todas las recetas de coquitos que he visto,  llevan la misma cantidad de coco rallado que de azúcar, además de huevo.

Uno de mis libros favoritos de repostería, Los dulces del convento,  nos da los siguientes ingredientes: 250 g de coco rallado, 250 g de azúcar y 3 huevos.


Yo he utilizado para preparar estos coquitos:

INGREDIENTES:

125 g de coco rallado

125 g de azúcar

4 yemas de huevo

2 cucharadas soperas de agua

La ralladura de un limón


PREPARACIÓN:

Mezcla en un cuenco el coco rallado, el azúcar y la ralladura del limón.

En otro cuenco bate ligeramente las yemas de cuatro huevos con dos cucharadas de agua. Incorpora está mezcla liquida a los ingredientes sólidos, remueve hasta mezclar por completo, tapa con film transparente y deja reposar al menos 2 horas, yo lo deje de un día para otro.

Coloca papel de horno en una bandeja y haz bolitas de masa, yo he utilizado la cuchara medidora de 15 ml, las colocas sobre la bandeja  y metes al horno durante 15 minutos a 180º.

Sacar y dejar enfriar, están muy ricos.

BUEN FIN DE SEMANA

jueves, 14 de febrero de 2013

FELIZ DIA DE SAN VALENTIN


Lo celebréis o no,  estas galletas van para todos los que visitáis este blog, rojas y repletas de cariño. Feliz día de San Valentín.


INGREDIENTES:

Para la masa:

250 g de mantequilla a temperatura ambiente

175 g de azúcar glas

2 cucharadas soperas de Nesquik de fresa (opcional)

1 cucharadita de vainilla sin color

1 huevo grande a temperatura ambiente

550 g de harina

Colorante rojo alimentario

Caramelos de colores para rellenar los huecos

Para la glasa blanca:

6 g de polvo de merengue

40 g de agua

250 g de azúcar glas tamizado


PREPARACION:

Galletas:

Batir la mantequilla a velocidad baja para suavizarla, yo he usado la kitchen Aid con las palas pero podéis 
hacerlo con otro robot. Bajar a velocidad mínima e ir añadiendo el azúcar a cucharadas. A continuación agregar la vainilla y el huevo ligeramente batido.

Empezar a incorporar la harina mezclada con el Nesquik a cucharadas hasta integrar toda y conseguir una masa unida. Dividirla en dos trozos y extender cada trozo entre dos hojas de papel de horno, dejando de un grosor de unos 6 mm.

Dejar enfriar en la nevera durante 2-3 horas.

Sacar y con el cortapastas formar las galletas. Yo les he hecho pequeños corazones que he rellenado de caramelo machacado, poner sobre una placa de horno y cocer alrededor de 15 minutos a 180º. Dejar enfriar.


Preparación de la glasa blanca:

Batir 1 minuto el polvo de merengue con el agua a velocidad baja. Incorporar el azúcar de golpe y batir unos 8-10 minutos a velocidad media hasta conseguir que forme picos blandos.

Dejar reposar media hora tapada con film y pasar a la manga pastelera. Yo he utilizado una boquilla del 2 y he decorado con puntitos.

Fuentes: La receta de la masa de galletas es de Julia, del blog Postreadicción y la de la glasa del blog Sweet Sugar Belle.

lunes, 11 de febrero de 2013

PAN DE AVENA EN COPOS Y MANZANA


Este pan es increíble, increíblemente bueno, con una miga tierna y  con un sabor difícil de olvidar.

Lo que pongáis entre dos rebanadas de este pan, sea dulce o salado, se convertirá en un bocado delicioso, aunque parezca excesivo, he de deciros que es de los mejores panes que he comido.

Como os decía en la entrada anterior los fines de semana aprovecho para hacer algún pan, entre semana no puedo así que el sábado y domingo siempre reservo tiempo para preparar alguna receta de los libros de pan que siempre andan rodando por el comedor.  Este en concreto lleva señalado desde que lo vi. 




La receta es del libro “hecho a mano” de Dan Lepard pero con bastantes modificaciones, modificaciones forzosas, ya que no tenia masa madre y esta receta llevaba 100 g de masa madre blanca,  y tras eliminar la masa madre hube de rehacer cantidades de harina y levadura, así como tiempos de fermentación.

El resultado me ha encantado, nos ha encantado, hablemos en propiedad y os lo recomiendo al 100%, además al eliminar la masa madre la elaboración del mismo se simplifica.


INGREDIENTES:

50 g de avena en copos

100 ml de agua hirviendo

200 g de manzana pelada y rallada

50 ml de agua a 20º C

1 cucharadita de levadura fresca desmenuzada

350 g de harina de fuerza

½ cucharadita de sal

Avena en copos para el acabado


PREPARACIÓN:

Coloca los copos de avena en un bol pequeño y vierte el agua hirviendo. Déjalo reposar 5 minutos mientras preparas el resto de los ingredientes.

Mezcla la manzana rallada con el resto  del agua ( 50 ml)  y la levadura. Remueve bien para que la levadura se disuelva, después añade los copos de avena que tenías en remojo.  A continuación incorpora la harina 
con la sal y mezcla hasta obtener una masa ligera y pegajosa. Tápalo y déjalo reposar 10 minutos.

Unta con un poco de aceite el banco y amasa 10 segundos, la masa es extremadamente pegajosa, ayúdate de una rasqueta. Engrasa el cuenco con un poco de aceite y deja la masa descansar 10 minutos tapada.  Amasa de nuevo, otros 10 minutos, la masa sigue siendo bastante blanda, no añadas más harina, a medida que la trabajes se volverá más elástica, si te cansas poduedes descansar, a la masa le vendrá bien,  termina con la masa en forma de bola. Vuelve a ponerla en el cuenco, tápala y deja que repose en un lugar templado durante 1 hora.

Espolvorea un poco de harina sobre la mesa y  forma un bátard, una pieza alargada. Coloca la pieza con la unión hacia arriba en un paño enharinado o en un cesto de fermentación enharinado. Tapa y deja que fermente hasta que doble su tamaño.

Precalienta el horno a 210º. Vuelca el pan en una bandeja espolvoreada con harina y decóralo con copos de avena. Hornea en el centro del horno durante 30 minutos, haz vapor cuando metas la pieza, baja la temperatura a 190º y hornea durante 30-40 minutos hasta que el pan alcance un buen dorado, y al sostenerlo en la mano parezca ligero y suene a hueco. Déjalo enfriar sobre una rejilla.

BUENA SEMANA

sábado, 9 de febrero de 2013

SCOTS BAPS (PANECILLOS ESCOCESES)


Los sábados me gusta hacer pan, tengo más tiempo y puedo permitirme tiempos de levado más largos, además puedo observar  cómo evoluciona la masa, esto es muy importante porque aprendes como corregir posibles errores y como modificar o mejorar los panes.

La receta es de “El libro del pan”, bainet editorial.  Y como nos dice en sus páginas: “Lo mejor es comerlos recién sacados del horno. Rellenos de panceta y con un huevo frito, son un manjar para el desayuno. La mezcla de leche y agua produce una miga suave y  el espolvoreado  adicional de harina les da una corteza tierna”.


Desde luego con aceite y jamón o mantequilla y mermelada, están deliciosos, no los he probado con panceta y huevo, aunque no me cabe duda que estarán de muerte pero me parece demasiado para un desayuno.

Con estas cantidades salen 8 panecillos, la receta no incorpora ningún tipo de masa madre y los tiempos de fermentación no son muy largos, os recomiendo la receta para los que empezáis con el pan, es sencilla y el resultado en muy bueno.

Los panes se pueden congelar pero no creo que os queden para hacerlo.


Vamos a ponernos el delantal y a meter las manos en la masa ¿os apetece?

INGREDIENTES:

175 ml de leche tibia

175 ml de agua

2 cucharaditas de levadura seca

1 cucharadita de azúcar

500 g de harina de fuerza

½ cucharadita de sal

1 cucharada de leche para el glaseado


PREPARACIÓN:

Mezcla la leche y el agua en una jarra graduada. En otro tazón, echa la levadura y el azúcar en 100 ml de la mezcla de leche y agua. Deja 5 minutos; revuelve para que se disuelva. Añade revolviendo la mitad del resto de la mezcla de leche y agua.

En un cuenco grande mezcla la harina y la sal. Haz un hoyo en el centro y vierte la leche y el agua con levadura. Mezcla con la harina. Añade revolviendo el resto de la leche y el agua, según sea necesario, hasta formar una masa pegajosa.

Vuelca la masa sobe la superficie ligeramente enharinada. Amasa durante 10 minutos, hasta obtener una masa homogénea y elástica.

Pon la masa en un recipiente limpio y ligeramente engrasado con aceite, tapa con un paño de cocina. Fermenta 1 hora, hasta que duplique su tamaño. Deshincha con la palma  de la mano y después deja reposar 10 minutos.


Divide la masa en ocho trozos iguales. Da a cada trozo forma ovalada, de aproximadamente 1 cm de espesor.

Pon sobre una placa de hornear enharina. Pinta cada panecillo con leche y espolvorea generosamente con harina utilizando un tamiz o colador.
Fermenta sin tapar de 30 a 45 minutos, hasta que dupliquen su tamaño.

Vuelve a espolvorear generosamente harina sobre cada panecillo. Con el pulgar haz una marca de aproximadamente 1 cm de profundidad en el centro de cada uno.

Mete en el horno previamente calentado  a 200º y deja de 15 a 20 minutos, hasta que se hinchen y cojan color dorado pálido. Tapa con un paño y deja enfriar sobre una rejilla metálica.

Buen fin de semana

miércoles, 6 de febrero de 2013

TARTA MU RÁPIDA


Al final va a ser verdad el dicho de “en casa de herrero, cuchillo de palo”.

Que me gusta cocinar y tengo un blog de cocina, que me gusta más un cacharro nuevo de cocina que un bolso, que soy compradora compulsiva de libros de recetas, que hay un cumpleaños y ya me tienes haciendo una tarta......

Excepto para mi, SI,  aunque no podáis creerlo,el 18 de enero  fue mi cumpleaños y no me hice una tarta!

Bueno hice  esta días antes, en un curso de fondant,  que nos comimos el día de mi cumple en mi trabajo,  pero hacer, lo que se dice hacer una tarta expresamente para celebrar la ocasión, pues no,  manda  h…. , como dijo aquel Sr llamado Trillo.

Y esta introducción viene al caso porque realmente, aunque no tengamos mucho tiempo, se puede hacer una tarta “mu rápida” con algunos comodines o truquillos.


Por ejemplo, coger un preparado de bizcocho de chocolate Dr.Oetker, unos confetis de colores y  montar nata con caramelo líquido, y en un periquete tendremos una rica  tarta,

Y aunque prefiera hacer mis propios bizcochos, he de reconocer que estos preparados resultan geniales, especialmente el que he usado, queda húmedo, jugoso y lleva trocitos de chocolate.

INGREDIENTES:

1 Envase de preparado para Tarta de Chocolate Dr. Oetker

Confetis de colores Dr. Oetker

500 ml de nata para montar

2 cucharadas soperas de caramelo líquido

Azúcar al gusto



PREPARACIÓN:

Preparar el bizcocho siguiendo las indicaciones del envase, es realmente fácil.

Mientras se hace el bizcocho, montar la nata que tendremos en la nevera, cuando este semi montada agregar el caramelo liquido y el azúcar, continuar montando hasta que nos quede de consistencia espesa pero cremosa.


Dejar enfriar el bizcocho, sacar del molde y cubrir con la nata montada.

Para finalizar decorar al gusto con confetis de colores.

Queda muy rica, el bizcocho es húmedo por lo que no necesita ningún tipo de almíbar, la nata por encima le da el equilibrio justo, no  queda empalagosa ni tampoco seca.


Así que si os encontráis en un apuro o no tenéis tiempo, no renunciéis a una tarta de cumpleaños, no pongáis excusas, esta es la solución. Yo decidí que nunca es tarde y este fin de semana preparé esta tarta para resarcirme de la que no hice para mi cumple. 

domingo, 3 de febrero de 2013

PAN DE SEMOLA Y BULGUR

Este pan es muy diferente a todos los que he hecho hasta el momento,  es el resultado  de probar otros ingredientes no tan habituales  y de leer los últimos  libros sobre pan que he comprado:  “El libro del pan” de Eric Treuille y Ursula Ferrigno  y “hecho a mano” de Dan Lepard.

Lo de comprar libros sobre pan se está convirtiendo en una verdadera adicción, libro que aparece en las librerías, libro que viene para casa. Ayer amontonaba encima de la mesa cuatro volúmenes sobre cómo hacer pan, la verdad es que todos los libros que he comprado últimamente son de cocina, espero que no  me veáis  como  una friki obsesiva.

Bueno, sobre la receta que os traigo, deciros que es una variación de la que aparece en El libro del pan, de titulo PANE DI SEMOLA. Este pan lleva 250 g sémola de trigo, yo he variado la cantidad, reduciéndola para incorporar bulgur y he tenido que readaptar el resto de cantidades e ingredientes.


El bulgur es muy usado en Oriente Medio y África del Norte.  Para su elaboración se cuecen los granos de trigo en un caldero profundo con agua. Es una cocción larga, primero a fuego vivo y luego más bajo, para que el trigo se cueza lentamente. Una vez hecho, se escurre y se deja secar al sol en las azoteas de las casas.

Tras esta operación los granos de trigo son machacados, se les quita el salvado y de nuevo se secan al sol durante varios días. Se obtienen tres tipos de bulgur, grueso, fino y muy fino. Por otro lado es un alimento precocinado, lo que permite ahorrar tiempo y combustible en el momento de prepararlo para su consumo.


El bulgur tiene muchas similitudes nutricionales con el arroz, el cuscús y la pasta. Rico en hierro, fósforo, magnesio y vitaminas, su interés principal reside en su riqueza en glúcidos lentos. Tiene un índice glucémico de 46.

100 g de bulgur sin preparar contienen cerca de:

  • Energía: 1.500 kj/360 kcal

  • Fibras: 8 g

  • Proteínas: 12,5 g

  • Carbohidratos: 69 g de los cuales 0,8 g son azúcares

  • Grasas: 1,75 g de los cuales 0,2 son grasas saturadas

Fuente: Wikipedia 

Yo he utilizado bulgur fino ecológico y el resultado ha sido muy interesante, un pan con corteza muy crujiente y miga suave pero prieta, ligeramente dulzona.

Estupendo para tomarlo con un buen aceite de oliva, también  tostado porque se acentúa el sabor del bulgur . Con estas cantidades obtendremos dos panes.

En mi opinión es un pan para consumir en el día,  recién horneado preferentemente, de esta forma saboreamos la corteza crujiente y la miga húmeda, lo que  no será problema, porque salen dos piezas no muy grandes y el pan recién hecho es una tentación a la que pocos podemos resistirnos.

INGREDIENTES:

Para la masa madre:

¼ de cucharadita de levadura seca

175 ml de agua

125 g de harina de fuerza

Para la masa:

1 ½ cucharaditas de levadura seca

155 ml de agua

175 g de harina de fuerza

100 g de sémola de trigo

100 g de bulgur fino ecológico

2 cucharaditas de sal

2 cucharadas de aceite de oliva virgen


PREPARACIÓN

Para preparar la masa madre:

Disuelve la levadura en un tazón con el agua. Deja durante 5 minutos, revuelve para que se disuelva. Añade la harina y mezcla hasta formar una mezcla homogénea. Tapa con un paño, o pon dentro de un recipiente alto con tapa y deja fermentar a temperatura ambiente de 12 a 24 horas. Yo lo hice por la noche y la tenia lista a media mañana, aquí podéis ver la evolución de la masa.


Para la masa:

Esparce la levadura en un tazón con agua. Deja durante 5 minutos, revuelve bien para que se disuelva. Mezcla las harinas y la sal en un recipiente grande. Haz un hoyo en el centro y vierte el agua con levadura y el aceite, después añade la masa madre.


Mezcla la harina. Vierte el resto del agua hasta conseguir formar una masa blanda y pegajosa.

Vuelca la masa sobre una superficie ligeramente enharinada. Amasa durante unos 10 minutos, hasta obtener una masa homogénea y elástica.

Pon la masa en un recipiente ligeramente aceitado. Deja fermentar durante 1 ½ a 2 horas, hasta que duplique su tamaño. Deshincha la masa con la palma de la mano y frótala en círculos durante 5 minutos, después deja en reposo durante 10 minutos.

Divide la masa en dos trozos. Forma dos panes redondos. Pon los panes sobre una placa de hornear aceitada y espolvoreada con harina de sémola.

Aplasta los panes con la palma de la mano y espolvorea con harina de sémola. Tapa con un paño de cocina y deja fermentar durante 1 ½ horas más o menos, hasta que los panes hayan doblado su tamaño.

Mete en el horno precalentado a 200º, pulveriza agua para hacer vapor y déjalos 30 minutos, hasta que el pan adquiera un color dorado y suene a hueco cuando golpees en la base. Deja enfriar sobre una rejilla metálica.

Ya me contareis si os animáis a hacer este pan que os parece, yo tengo muy poco tiempo libre en estos momentos y hacer pan es de las cosas que más echo de menos, últimamente me resulta complicado publicar más de una receta a la semana en el blog, así como comentar en todos vuestros blogs, y esto último me sabe fatal pero el tiempo no me da para más, así que este fin de semana he aprovechado para hacer algunas recetas de pan que espero ir poniendo los próximos días.

FELIZ SEMANA