viernes, 5 de febrero de 2010

SI LA BONDAD TUVIESE NOMBRE ....

No escribo en este día porque hoy me acuerde más de ti que ayer.

Porque hoy hace ocho años que nos dejaste sin avisar, sin despedidas.

Porque crea que hoy deba recordarte más que mañana.


NO. Hoy es 5 de febrero, fecha  en la que todo cambio, todo. A partir de aquí un antes y un después. Desde aquí un mundo diferente, una visión distinta, unos valores a cambiar. Una concepción de la vida y de la muerte, un punto de partida.

De forma limpia, sin molestar, rápidamente, así te fuiste.

Creo que no lo asimilare nunca. Fue un atraco, fue un robo, fue una mala jugada de la vida.

Dicen que uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde. ES CIERTO

Yo siempre supe que mi madre era buena, pero no estaba preparada para perderla de una forma tan brusca.

Mi madre siempre iba por delante de la vida. Siempre estaba ahí, siempre.

Recuerdo con la ilusión que preparaba la Navidad, especialmente la cena de Nochebuena. Un mes antes ya tenía controlado, localizado y comprado todo lo necesario para las fiestas. Recuerdo sus buñuelos de calabaza, sus pastelitos de boniato y los coquitos para Navidad. Las cocas de nueces y pasas para Semana Santa. Cuando éramos pequeños nos hacia hasta las monas de pascua. Las deliciosas lentejas con acelgas, las croquetas de bacalao, la tortilla de pan y ajo. El pimiento verde relleno de sardina, Recuerdo de pequeña tener una sartén pequeñita donde hacia el azúcar quemada para los flanes, porque a mi me gustaba ya la cocina. Y como no las conservas de conejo escabechado riquísimo, la orza de lomo, costillas y gueña. Tantos recuerdos de mi madre en la cocina.

Esta claro que de obligación era que me gustase cocinar, con tantos y buenos recuerdos que me guardo en el corazón.

No cabe duda que si me he convertido en la persona que hoy soy, se lo debo sin duda a mi madre, los valores, el ser agradecida, el intentar ser una buena persona como ella lo fue. Y ahora después del tiempo pasado, aunque la echo de menos todos los días, me consuela que no sufrió, no sintió dolor. Algún ángel la cogería de la mano y la llevaría con el.

Después se fueron la tía Flora, la tía Quiteria y la tía María, se fueron sufriendo, sufriendo enormemente, luchando con el dolor, con el conocimiento de saber que estaban en la recta final, con la pena de ver a sus familiares aguantar el tipo cuando estaban a punto de desmoronarse . Pobrecitas mías, cuanto sufrieron, mi madre por lo menos no sufrió. Hoy después de ocho años es el único consuelo que me queda. NO SUFRIO.

Nosotros nos quedamos con el dolor de no haber podido hacer nada por ella, con esa sensación de impotencia que te queda cuando te arrebatan lo que más quieres sin más, con el dolor de no decirle ADIOS.

Pero con el convencimiento de que: SI LA BONDAD TUVIESE NOMBRE SERIA EL SUYO.


Formas parte de mi y yo de ti.


4 comentarios:

  1. Sencillamente precioso.
    Yo también recuerdo esos pequeños momentos culinarios con la abuela, sobre todo en la caseta. Esos domingos que compartíamos con un aperitivo al sol, donde siempre bebia sprite o seven-up,esa ensaladita buena con tomates riquísimos de su huerta y esa gloriosa paella con caracoles echa a leña. Aún recuerdo esos sabores auténticos y que nunca podrán superarse. Besos hacia el cielo.

    ResponderEliminar
  2. Jo mami, no he podido evitar emocionarme, fue tan grande su pérdida y sigue siendola, se fue demasiado pronto pero de esos recuerdos tan bonitos son con los que nos tenemos que quedar, sabes de lo que mas me acuerdo yo? de cuando te daba un beso y te dejaba la cara llena de pintalabios, o los veranos en la caseta... yo me quedaré con eso.. TEQUIERO

    MARTA

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mari.HA de ser muy doloroso perder a unos padres,yo he sentido pánico,por la enfermedad de mi papá el pasado año,y ahora que hemos de pasar otro control,tengo una ansiedad,que para qué...hay que aprende a vivir con lo que nos toca a cada uno en el camino,si las cosas no se pueden cambiar,han de ser aceptadas,por nuestro bien y por los de quienes están a nuestro lado.
    Piensa de forma positiva y con todo lo que tu mamá te ha dejado,por ejemplo,los recuerdos culinarios..hazlos,publícalos y enséñalos a todos para que aprendamos y podamos también disfrutar de la comida de tu mami.
    Un abrazo y sigo en tu cocina.Me uno a tu blog

    ResponderEliminar
  4. yo perdi a mi padre que para mi era la persona mas maravillosa que he conocido,hace catorce años,y daria lo que fuera por volver a tenerla y conpartir tantos buenos momentos pero ya solo quedan los recuerdos,y no hay un solo dia que no lo recuerde,siempre lo llevo en mi corazon,desde aqui este donde este que seguro es el mejor sitio te quiero papa.

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.