lunes, 21 de julio de 2014

GAZPACHO CON BALSÁMICO DE MANZANA


 La receta que os traigo no puede ser más veraniega. Yo diría que si algún plato se convierte durante estos meses en rey de todas las cocinas es, sin duda, el gazpacho. Fresquito, ligero y muy fácil de preparar.

Lo presento hoy con un toque divertido de color verde. Una decoración perfecta para estos días calurosos que nos acompañan. Pero sobre todo más que el color, lo importante, y por eso lo comparto, es el sabor increíble que le aporta la crema de vinagre balsámico a la manzana de SIBARI. Un toque afrutado, muy fresco, con pronunciado sabor a manzana ácida y dulce a la vez, que transforma el clásico gazpacho en un plato renovado y muy apetecible.





Existen infinidad de recetas de gazpacho según gustos, ciudades, en fin, que cada cuál tendrá su versión en función de sus preferencias, yo os dejo la mía. Nunca le pongo vinagre hasta el momento de consumirlo, me da la sensación de que si lo añado nada mas hacerlo y lo tengo más de un día en la nevera, al final, el gazpacho sabe mucho a este ácido. Así que se lo incorporo en el momento de servirlo. Pero bueno, para esto también habrá diferentes gustos.



Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

1 kilo de tomates bien maduros, yo utilizo de pera
½ pimiento verde, de los italianos
1 pepino pequeño
1 cebolla pequeña
1 rebanada de pan con buena miga de víspera o incluso requetevispera
1 taza de café de aceite de oliva virgen
Sal
Agua, si fuera necesario
Crema de vinagre balsámico a la manzana SIBARI



PREPARACIÓN

Ponemos la rebanada de pan en un platillo con agua, que se remoje bien y reservamos.

Pelamos los tomates, echamos en la batidora junto al pan remojado, - yo no le escurro ni el agua-, el pimiento troceado, el pepino y la cebolla. Trituramos hasta conseguir una crema fina. Añadimos el aceite y sal al gusto. Probamos y si nos gusta la textura metemos al frigorífico a refrescar. Si por el contrario lo queremos mas liquido añadimos agua hasta conseguir el punto deseado.

Servimos con un buen chorrillo de crema de vinagre balsámico de manzana, un poquito de aceite de oliva virgen y si os gusta,  pimiento picado muy fino.

Respecto a las cremas de vinagre balsámicas SIBARI, deciros que tienen una amplia variedad de sabores. Además son bajas en calorías, no tienen gluten y vienen en un práctico formato anti goteo. Seguro que os van a encantar como me ha pasado a mi. Más información y ricas recetas, en su web.

Feliz semana.

miércoles, 16 de julio de 2014

PASTEL DE PAN DE MOLDE ESTILO LORRAINE


Me ha costado un poco decidirme por el nombre de la receta que os traigo hoy, al final me quede con Pastel de molde estilo Lorraine porque es un pastel salado hecho con pan de molde y con el relleno de una quiche Lorraine.



Una opción estupenda para salir de más de un apuro. Se puede tomar recién hecha o en frio, si la dejas preparada y en el momento de servir le das un golpecito de calor en el micro, apenas unos segundos, queda deliciosa. También se puede comer un poquito templada, acompañada de una ensalada, así tendrás aparte de un plato rico y rápido, un menú perfecto para una comida o cena de verano.



Tenia medio paquete de pan de molde y un par de calabacines picados y congelados, -cuando tengo ganas y tiempo aprovecho para picar verduras y congelarlas en bolsas, de esta forma tan solo hay que dejarlas descongelar y usarlas-, también tenia un taco de bacón medio olvidado en la nevera, así que saltó la lucecita para preparar este plato que se puede tomar en cualquier momento, un pastel salado tipo sándwich pero horneado y gratinado, y con relleno de quiche. Fue todo un éxito.



INGREDIENTES

Pan de molde, yo 14 rebanadas, dependiendo del tamaño del molde
2 calabacines picados
1 puerro picado o una cebolla
Una cortada gruesa de Bacon de unos 4 cm
250 ml de nata para cocinar
2 huevos grandes batidos
50 g de queso rallado, yo cheddar
Aceite de oliva virgen
Sal
Pimienta
Mayonesa ligera YBARRA
Queso rallado cheddar para decorar


PREPARACIÓN:

Quitamos la corteza a las rebanadas de pan y reservamos.

Picamos el bacon en cuadraditos del tamaño de los dados del parchís, echamos un chorreón de aceite en la sartén y cuando este caliente ponemos el bacon, doramos. Retiramos a un plato y en esa misma sartén freímos el puerro picado y el calabacín, lo cocinamos durante unos 10 minutos escasos, de modo que no quede demasiado  blandas las verduras. Sacamos a una fuente e incorporamos el bacon, la nata, los huevos batidos, los 50 g de cheddar, sal y pimienta. Reservamos.



Cogemos un molde o fuente cuadrado, untamos con mantequilla el fondo y laterales, cubrimos la base con una capa de pan de molde, cortamos rebanadas por la mitad y tapamos los laterales para dejar cubierto el molde, echamos el relleno de calabacín, extendemos bien y cubrimos con otra capa de rebanadas de pan de molde.


Apretamos un poquito para que el pastel quede uniforme y la mezcla repartida por igual, untamos generosamente toda la superficie con mayonesa ligera YBARRA, especialmente por las partes donde se juntan las rebanadas de pan y finalmente esparcimos queso rallado por toda la superficie.

Horneamos a 180-190ª durante unos 20 minutos o hasta que veamos que va cogiendo un bonito color tostado.

Y listo para disfrutar, en la playa, en casa, como cena, comida, merienda, aperitivo….

sábado, 12 de julio de 2014

MARMITAKO DE BONITO


 Cuando tienes buenos ingredientes todo sale rodado, un poco de mimo, un poco de tiempo, chup, chup, chup, chup … y la cocina poco a poco se va impregnando del olor del guiso, va colándose por puertas y ventanas, y a semejanza de los ratones siguiendo al Flautista de Hamelin, van llegando a mi cocina hipnotizados por el  maravilloso aroma de este guiso los estomaguillos hambrientos que despiertan a la vida…., la familia vamos!



Alfonso me mandó una botella de su increíble aceite, aceite de oliva virgen extra sin filtrar Los Omeya, realizado en la Coop. La Unión de Montilla SCA en Córdoba. Un aceite hecho con oliva recolectada a comienzos de la campaña, un aceite al máximo nivel de frescura y fragancia, de color verde intenso y reflejos dorados, aroma intenso a hierba recién cortada y a fruta madura. En boca es fresco, almendrado y ligeramente amargo, ha sido envasado sin filtrar para conservar todos sus aromas y sabores naturales primarios.  Así fue verlo e ir directamente a mi sofrito, porque un marmitako sin un buen sofrito no es un marmitako, el resto fue sencillo, unas patatas compradas directamente del campo y un bonito fresco, poco más.


En su web www.aceitedelcampo.com podréis encontrar mas información sobre Les Omeya, el aceite que todo amante del sabor  y que cuida su salud debería probar.


Y aquí tenéis la receta:



INFREDIENTES para 4 personas:

4 Patatas nuevas grandes
2 rodajas grandes y gruesas de bonito fresco (unos 750 g)
La parte verde de dos puerros
3 tomates maduros grandes rallados sin piel o una lata de medio kilo de tomate natural triturado
1 cebolla tierna grande
2 ajos
Pimienta negra molida
1 hojita de laurel
Pimentón de la Vera Las Hermanas
Un poco de cayena
Sal
Unas ramitas de perejil fresco



PREPARACIÓN:

Lavar bien la parte verde de dos puerros y cortarlos menudito, proceder de igual forma con la cebolla y finalmente picar los ajos. Poner un chorro generoso de aceite Les Omeyes y pochar el puerro, la cebolla y los ajos, añadir una cucharadita de pimentón de la Vera ,un poquito de cayena y pimienta negra, a gusto de cada cual,  en función de que te guste mas o menos picante y remover bien,  añadir los tomates pelados y rallados, freír durante unos 10 minutos, mas o menos, hasta conseguir un rico sofrito. Lavar y pelar las patatas, cascar, o lo que es lo mismo cortar rompiéndolas para que suelten el almidón y nos quede una salsa mas rica, no hagáis los trozos muy pequeños,   añadir las patatas cascadas,  dar unas vueltas e incorporar agua hasta cubrirlas.



Cocer durante unos 20-25 minutos, hasta que la patata este blanda, probar el punto de sal, limpiar las rodajas de bonito, retirar la espina central y las que pudiera tener, también  la piel con un cuchillo afilado, pegando el filo del cuchillo a la piel, de esta forma sacaréis el pescado sin desperdiciar nada,  hecho esto cortar en trozos no muy pequeños, salpimentar el bonito y  añadir los trozos al guiso , tapar la cazuela y apagar el fuego, retirar de los fogones, con el propio calor del guiso se cocinara el bonito, de lo contrario nos quedaría muy seco.

Para rematar picar un poco de perejil freso y decorar el plato.

Sugerencias para degustar este plato:

Una barra de pan de buena miga para mojar el caldito.

Una copa de buen Albariño  o Chacolí fresquito.

Feliz fin de semana.

domingo, 6 de julio de 2014

BIZCOCHO REINA


Me ha costado coger el ritmo para escribir esta entrada, como a los coches cuando están un tiempo parados que luego no arrancan y van dando tirones, así mas o menos me he sentido al sentarme frente al ordenador a escribir esta receta. Por suerte ahora estoy de vacaciones y aunque tengo muchas y estresantes cosas que hacer, me he organizado para ir redactando las entradas de todas las cosas ricas e interesantes que he preparado durante este pasado mes y que descansan en un carpeta de mi ordenador, entre ellas este bizcocho que solo con verlo te alegra la vista, un bizcocho lleno de color y sabor.

Si me preguntasen cual es mi dulce preferido sin duda contestaría un bizcocho, de hecho tengo 34 recetas de bizcochos en el blog, bueno con este 35, y es que para mi nada comparable con un bizcocho casero, reconfortante en el desayuno y socorrido para una merienda o para acompañar el café, yo lo alzo y proclamo como el rey de la repostería, ¡vivan los bizcochos caseros!



Y hecha mi oda al bizcocho aprovecho para contaros que para su elaboración he utilizado natillas de postres Reina, de ahí su nombre y también porque su aspecto nada tiene que envidiar a la  realeza. 



He tenido la oportunidad de probar los nuevos postres Reina “Equilibrio”, bajos en calorías, sin gluten y azucares añadidos pero llenos de sabor, deliciosas natillas de chocolate, caramelo y vainilla con un 30% menos de calorías, flan de chocolate y de vainilla, todo elaborado para no renunciar al sabor autentico ni a la línea. Podéis saber mas sobre postres Reina en su Facebook y en su web



Y ahora vamos con la  receta:
 


INGREDIENTES:

1 natillas de vainilla de postres Reina
150 g de harina
50 g de harina integral
1 sobre de levadura de repostería
4 huevos L
125 g azúcar
75 g almendra molida
150 m. de  aceite de oliva suave
6 ciruelas negras
1 cucharadita de extracto de vainilla
Mantequilla para untar el molde



PREPARACIÓN:

Batir los huevos con el azúcar hasta que doble su tamaño, incorporar poco a poco el aceite, a continuación las natillas, mezclar  con cuidado e ir añadiendo la almendra molida, la cucharadita de vainilla y finalmente la mezcla de harinas y levadura que previamente habremos tamizado. Mezclar  hasta conseguir una masa homogénea.


Lavar las ciruelas, cortarlas por la mitad y retirad el hueso, untar un molde con mantequilla y después forrar con papel de horno el fondo y todo el contorno, echar un poco de azúcar en el fondo y colocar las medias ciruelas cubriéndolo, verter la masa y meter al horno precalentado a unos 190º calor arriba y abajo durante unos 30-40 minutos.

FELIZ SEMANA