domingo, 1 de mayo de 2016

GALLETAS DE QUESO AHUMADO Y AVENA

Feliz día de la madre, hoy y todos los días.

Las galletas de queso son mi debilidad. A veces me he plantado si seria capaz de vivir sin comer queso, y la verdad es que creo que me costaría mucho, mucho.



En el blog tengo unas cuantas recetas de galletas de queso. Siempre ando buscando y probando recetas nuevas para este tipo de galletas. Y tenia muchas ganas de preparar unas con avena, ya que es uno de mis cereales favoritos, por muchas razones, entre ellas que:

- Aporta saciedad y nos da la sensación de estar llenos.
- Tiene mucha fibra, por lo que es buena para prevenir y aliviar el estreñimiento
- Ayuda a mantener el colesterol a raya
- Es buena para prevenir el cáncer de mama porque contiene lignanos y fitoestrógenos
- Tiene importantes vitaminas como la vitamina E y  B
- También contiene minerales como el magnesio, zinc, calcio y hierro
- Es rica en carbohidratos complejos: 60 gr de avena aportan 40 gr de hidratos de carbono de    absorción lenta, fáciles de digerir y que aportan saciedad al organismo.

El resultado me ha encantado. Son  muy crujientes y  adictivas, aunque al llevar avena llenan mas, por tanto te comes menos. 

Con estas cantidades, si las haces pequeñitas, salen bastantes, unas 50-60.

Vamos con la receta:



INGREDIENTES:

100 gr de mantequilla ligera
4 cucharadas de agua fría
150 gr de queso ahumado o curado (el que mas os guste pero que sea un queso con sabor)
100 gr de queso rulo de cabra desmenuzado
120 gr de harina integral
100 gr de copos de avena integrales ( de agricultura biológica)

Opcional:

Semillas de amapola, orégano



PREPARACION:

Pon en un cuenco la harina integral, los copos de avena. Ralla  el queso ahumado y desmenuza el queso de cabra, incorpóralo al cuenco y mezcla todo. A continuación añade la mantequilla. 

Yo tengo un truco: si acabas de sacar la mantequilla de la nevera la puedes rallar con un rallador, de este modo cuesta menos integrarla. 

Ahora pon las cuatro cucharadas de agua fría y trabaja todos los ingredientes hasta formar una bola.  La masa queda compacta, no es pegajosa. Déjala reposar en la nevera durante 30-40 minutos.

Pasado este tiempo, colócala entre dos papeles de horno y estírala, dejándola de un centímetro de grosor. Con un cortapastas o vasito pequeño corta las galletas, mi consejo es hacerlas pequeñas, son galletas con mucho sabor.

Pon las galletas en la bandeja de horno. Si quieres,  ahora puedes decorarlas con unas semillas de amapola, orégano. Con un pincel las pintamos ligeramente con leche y las espolvoreamos con orégano o semillas de amapola. Te saldrán dos bandejas de galletitas.

Hornea a 180º durante 15-20 minutos o hasta que empiecen a dorarse.

Se conservan bien en un bote cerrado, aunque no creo que duren mucho.

Feliz semana

miércoles, 20 de abril de 2016

FUSILLI CON CHIRLAS Y PESTO DE ESPINACAS

Cocinar de forma eficiente y sana requiere sobre todo el uso de menaje de cocina de calidad.

Marcar un filete de carne o pescado, cocinarlo en su punto, tostado por fuera y jugoso por dentro, aprovechando la propia grasa del mismo. Cocinar un plato de pasta ligero es fácil cuando contamos con sartenes de tan buena calidad como las de la marca Tefal.

Yo, con el tiempo me he dado cuenta de la importancia de invertir en una buena sartén. Personalmente prefiero tener tres sartenes buenas que ocho que se peguen y me estropeen el plato.  Por que, ¿no os pasa que al final siempre utilizáis la misma sartén, esa que no se pega, que le da el punto perfecto a los alimentos? Y el resto muertas de risa en el cajón de las sartenes, ocupando sitio que nos vendría muy bien para almacenar otros utensilios.



Hace unas semanas decidí hacer limpieza de sartenes inútiles y adquirir un wok – con él he preparado esta deliciosa pasta-,  una asadora y una sartén de 24 cm,  que para mi es es la medida perfecta  para las tortillas. Me decanté por las de la marca Tefal, -que siempre han estado presente en mi cocina-, porque tienen una capa antiadherente con titanio que nos permite cocinar de forma saludable, sin apenas aceite, yo de hecho la asadora la uso sin nada de grasa, preparándome ya para la operación bikini, jeje.


Y sobre todo, para mi los factores mas importante de una sartén son:
que no se pegue, que se limpie con facilidad y que dure en el tiempo en perfecto estado.  Desde luego creo que he elegido bien, mirar que pasta tan rica y sana he preparado.


Además cuentan con la Tecnología Thermospost,  que es el punto rojo que llevan en medio,  y que nos indica cuando la sartén alcanza la temperatura idónea para cocinar, de este modo el alimento no pierde nutrientes y se cocina de forma correcta sin  llegar a quemarse.


Mis fusilli con pesto de espinacas y chirlas ha quedado riquísimo y no puede ser mas sano.

INGREDIENTES:

Fusilli, en su defecto podéis utilizar otra pasta ( 75 gr por persona)
500 gr de chirlas
La parte verde de un puerro
1 chupito de sidra

Para el pesto de espinacas:

150 gr de espinacas frescas
1 cucharada de piñones
2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
1 ajo


PREPARACIÓN:

Cocer la pasta en agua con sal, el tiempo que indique el fabricante, os aconsejo no dejarla en su punto o al dente.

Mientras picar la parte verde de un puerro, echar un chorrin de aceite de oliva en una sartén que no se pegue y reparta bien el calor, -yo he utilizado el wok de Tefal-.
Cuando el puerro este blandito añadimos las chirlas y un chupito de sidra. Cocinaremos unos minutos, los justos para que se abran. Reservamos.

Vamos a preparar el pesto de espinacas.

En un vaso colocamos las espinacas frescas, un ajo, al que habremos quitado el corazón si lo tiene, los piñones y el aceite. Añadimos un poco de agua de cocción de la pasta y vamos triturando, incorporamos el caldito de las chirlas y batimos de nuevo hasta conseguir una salsa fina, si fuera necesario añadir un poco de agua.

Echamos la pasta al wok en el que tenemos las chirlas y vertemos el pesto, a fuego medio bajo, cocinamos apenas un par de minutos para integrar todos los sabores y listo. Deliciosamente ricos y sanos.

Y a ti ¿Te falta Tefal? 

#tefal60años #tefaltatefal

Feliz semana 

sábado, 9 de abril de 2016

BIZCOCHOS DE SOLETILLA


Siempre me han encantado los bizcochos de soletilla, cuando era pequeña recuerdo que mi madre compraba los de La Bella Easo.  Estaban muy ricos y tiernos pero  estos caseros no tienen nada que envidiarles.

Creo que es una de esas recetas que no haces porque están ahí desde siempre. Quizás no sean tan espectaculares en apariencia como una tarta decorada, unos cupcakes u otros dulces importados de otras cocinas. Pero no conozco a nadie que no le gusten y sobre todo que cuando pones un platito  de soletillas, sólo coja una.

Es una receta básica que nos sacará de más de un apuro. Recién hechos están deliciosos y un tiramisú o una charlotta con soletillas caseras es éxito asegurado.


Otra razón para animarse a hacerlos es que son muy fáciles de preparar. No llevan levadura, y os preguntaréis la razón por la que son tan ligeras y esponjosas, y es gracias al batido de las claras, con el que conseguimos  una masa muy aireada y esponjada, como una mousse,  que se cuece con rapidez en el horno. 

No hay excusa para no hacer soletillas, el horneado es súper rápido. Yo la próxima vez haré ración doble porque  volaron en un suspiro.

INGREDIENTES:

4 huevos a temperatura ambiente
125 g de azúcar
125 g de harina
Azúcar para espolvorear


PREPARACION:

En primer lugar encendemos el horno a 200º para que se vaya calentando.
Separamos las claras de las yemas, con cuidado de que no  caiga nada de yema en el bol de la batidora. Batimos las claras a velocidad  alta. Cuando estén medio montadas vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta conseguir un merengue firme.

Por otra parte bate las yemas de los huevos y añade a las claras. Mezcla lo necesario para que se integren las yemas. Es este punto tamiza la harina e incorporarla poco a poco a la mezcla anterior con una espátula, con movimientos suaves y envolventes, de abajo hacia arriba.

La masa estará súper esponjosa y aireada, como una mousse. Cortamos la punta de una manga desechable y le colocamos una boquilla gordita, si no tenéis boquilla no pasa nada, puedes utilizar la manga sin ella pero no hagas el agujero de salida demasiado grande.

Necesitaras dos placas de horno con papel de horno para esta cantidad de masa.

Ve poniendo tiras de masa en las bandejas dejando un par de dedos de separación entre  soletilla y soletilla. Espolvoreamos con abundante azúcar y horneamos 10 minutos o hasta que empiecen a dorarse los bordes. Se conservan bien en una lata durante días pero no creo que duren tanto.
Son tan ligeras que coges una y otra y otra ....

Buen fin de semana.

lunes, 4 de abril de 2016

BIZCOCHO DE CHOCOLATE SIN HUEVOS


Este bizcocho me sorprendió mucho, mucho, lo confieso. Lo vi en un foro de recetas para Thermomix, mientras buscaba una receta de bizcocho para hacer en mi Cuisine Companion. Me impactó la foto  y que el resultado fuera tan bueno sin llevar huevos. 


La verdad es que no me imaginaba que pudiera resultar tan jugoso y rico, ademas de ser un bizcocho apropiado para los intolerantes a los huevos, también es una opción para los que no tenemos esta intolerancia porque está delicioso.

Yo he hecho alguna modificación a la receta original, he usado azúcar morena en lugar de blanca,  y aceite de oliva en lugar de aceite de girasol.

Os indico el modo de hacerlo con batidora de varillas, animaos a prepararlo porque os encantará.

INGREDIENTES:

400 g de harina
325 gr de azúcar moreno
10 gr de bicarbonato sódico (2 cucharaditas)
16 gr de levadura química (1 sobrecito)
80 gr de cacao puro en polvo desgrasado
250 gr de leche semidesnatada
250 gr de agua
180 gr de aceite de oliva suave


PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180º.

Mezclar la harina, el azúcar, el bicarbonato y la levadura. Reservar.

En una jarra batir la leche, el aceite y el agua. Echar los líquidos a la mezcla de solidos y mezclar con la batidora de varilla. Una vez integrado todo, añadir el cacao en polvo y mezclar de nuevo hasta conseguir una masa homogénea.

Verter la masa en un molde engrasado de 20-22 cm. Meter al horno y hornear durante 45-50 minutos, o hasta que al pinchar el centro con una brocheta salga limpia.

Dejar enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.

En mi opinión tal cual está muy bueno pero podéis tomarlo con frutos rojos y bañado en un coulis de esta misma fruta, o con fresas ahora que están en plena temporada.

Feliz y dulce semana, aunque el tiempo esté revuelto.