viernes, 23 de enero de 2015

BUNDT CAKE DE CITRICOS


Os traigo otro delicioso bundt cake con un sabor y aroma delicioso a cítricos. Poco a poco voy adaptando las recetas de mis libros de cocina a mis nuevos moldes Nordic Ware. También procuro sustituir la mantequilla por aceite de oliva, creo que es mucho más sano y de paso utilizamos un ingrediente excepcional de nuestra cultura.


Lo he preparado con la ayuda de mi Cuisine Companion de Moulinex, -ya os comenté que tenía nueva ayudante-. No tengo nada más que buenas palabras para este robot, desde que lo tengo lo preparo todo con él. Os dejo la receta con Cuisine y el modo tradicional sería utilizar una batidora.

Y  no me enrollo demasiado porque es fin de semana,  así que os dejo la receta.


INGREDIENTES:

360 g de harina de repostería
7 g de levadura química
5 g de bicarbonato sódico
¼ de cucharadita de sal
240 g de aceite de oliva
300 g de azúcar
4 huevos tamaño L
30 ml de zumo de limón
225 de sour cream*
La ralladura de 2 limones y 2 naranjas
50 g de almendra molida

Sour cream: Mezcla 225 g de nata para montar con el zumo de un limón, remueve y deja reposar unos minutos,  y lista para usar.


PREPARACIÓN:

Cuisine Companion:

Encender el horno a 165ºC, untar con mantequilla el molde y espolvorear con harina, sacudir el exceso. Reservar.

Preparar la sour cream, con los 225 g de nata y el zumo de un limón. Dejar reposar unos minutos.

Tamizar la harina con la levadura, el bicarbonato sódico y la sal en un bol. Pon el accesorio mezclador, programa manual y bate a velocidad 5 el aceite con el azúcar durante 2 minutos.

Ve incorporando los huevos de uno en uno, después los 30 ml de zumo de limón, seguir batiendo durante un minuto. Empezar a agregar la harina, alternando harina con la sour cream, así hasta acabar con los dos ingredientes. Añadir las ralladuras de cítricos y la almendra molida.

Verter la masa en el molde untado con mantequilla y meter en el horno en la parte central, sobre la rejilla, para que el calor se reparta de forma uniforme, calor arriba y abajo durante 55-60 minutos o hasta que al pincharlo el palillo salga limpio. Una vez horneado dejar en el molde durante 15 minutos antes de desmoldar.

FELIZ FIN DE SEMANA

miércoles, 21 de enero de 2015

ALMENDRAS GARRAPIÑADAS


Cuando pienso en las garrapiñadas me traslado como por arte de magia a una feria de pueblo: algodón de azúcar, manzanas cubiertas de rojo caramelo, bolsitas de garrapiñadas y el ruidoso jaleo  típico de las atracciones de feria.



Me pasa también que durante años no veo una almendra garrapiñada pero como un día las tenga delante de mi no puedo parar de comerlas hasta que se acaban.

Toda la culpa la tiene David, ¡sí, tu David!, fan number one de las garrapiñadas. Me dijeron que te gustaron mucho y no sabes lo que me alegró, más cuando ésta era la primera vez que preparaba la receta. Realmente están buenas, a parte de ti, han sido aprobadas con nota por 3 hogares más, jeje. Y  por supuesto por señora Puchereta, aquí presente. Así no hay forma de ponerse a dieta. 

Y ahora va la receta para que te animes a hacerla, es muy fácil.



INGREDIENTES:

250 g de almendra cruda con piel (pero sin la cascara, of course)
250 g de azúcar
250 ml de agua
Un poquito de paciencia

PREPARACIÓN:

Are you ready?

Poner en una sartén todos los ingredientes a fuego medio y remover hasta que empiece a hervir, en este momento deberá empezar a hacerse una espuma blanca. Bajar un poco el fuego y seguir removiendo, notaremos que el agua va evaporándose y que la mezcla toma consistencia. No paréis, seguid moviendo hasta que el agua se evapore por completo, lo notaréis porque el azúcar se convierte en una especie de arena blanca granulosa. Aquí va a costar un poco más moverlo todo. Ahora tenéis que subir un poquito el fuego, y OJO no dejéis de remover ya que este es el momento más importante, el azúcar empezará a caramelizarse y pegarse a las almendras, lo iréis viendo.
En cuanto las almendras estén cubiertas de azúcar y con ese tono tan bonito que veis en las fotos, retirarlas del fuego para que no se quemen y echarlas sobre un papel de horno sulferizado, cuidado porque el azúcar quema mucho. Extender las almendras con la cuchara de madera y dejar enfriar.

Una vez frías separar las que se hayan pegado, guardar en un frasco o hacer cucuruchos con papel de horno y regalarlas a vuestros amigos, os amaran y querrán hasta el infinito y más allá.

lunes, 19 de enero de 2015

CARROT CAKE


Tenía muchas ganas de hacer un Carrot Cake. Aprovechando que ayer fue mi cumple, he tenido la excusa perfecta para prepararlo. Éste no ha sido mi pastel de cumpleaños, ya os contaré cual fue, porque tiene su historia Éste lo he preparado para llevarlo al trabajo y a mis compañeros les ha gustado mucho.

La verdad es que está muy rico, muy jugoso y tierno, nada que ver con una ración que compré en una cafetería que esta muy de moda en Valencia, Dulce de leche. El bizcocho estaba tan seco que casi me ahogo al comerlo. Una pena porque los pasteles no solo tienen que ser bonitos, han de poderse comer también.



La receta es del libro Boutique de pastelería de Peggy Porchen. La he adaptado y modificado un poco para que rindiera lo suficiente para el molde Heritage de Nordic Ware. Por cierto, yo no se si os pasará, pero muchas de las recetas que encuentro para estos moldes se quedan un poco cortas, quiero decir que con las cantidades que indican sale un bizcocho un poco pequeño para la capacidad que tienen. No se si os ocurre esto, yo esta receta la he tenido que aumentar.



INGREDIENTES:

210 ml de aceite de oliva
350 g azúcar moscabado o azúcar moreno
120 ml huevo batido (unos dos huevos)
120 g nueces picadas
500 g zanahorias peladas y ralladas
435 g de harina de repostería
6 g bicarbonato sódico
6 g levadura química
6 g de canela
1 pizca de sal
Las semillas de una vaina de vainilla



PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 180ºC.

Pon el aceite y el azúcar en un cuenco mezclador y bate bien. En otro cuenco bate ligeramente los huevos y añádelos gradualmente a la preparación de aceite hasta conseguir una emulsión homogénea. Añade las zanahorias y las nueces y mezcla con suavidad. Tamiza la harina, el bicarbonato, la levadura, la canela y la sal. Añádelos poco a poco a la preparación anterior. Mezcla a velocidad lenta hasta que la masa esté ligada.



Unta bien con mantequilla el molde y enharina. Vierte la masa y da unos golpecitos sobre la bancada para que la mezcla se reparta bien por todo el molde.

Hornea calor arriba y abajo en el centro del horno durante 50-60 minutos. Pincha con un palillo para comprobar que está cocido.

Deja enfriar 15 minutos en el molde antes de desmoldar.

Espero que os guste.


FELIZ SEMANA

viernes, 16 de enero de 2015

GILDAS


No quería dejar de publicar y de añadir a mi recetario este pintxo tan tradicional, tan rico y a la vez sencillo. Si existe alguien que no lo haya probado, que se ponga manos a la obra, lo haga y lo deguste porque seguro que repetirá.

Quizás sea el pintxo por excelencia en el País Vasco y uno de los más conocidos, sin duda famoso es un rato y rico más.


Yo que soy poco dada a la comida picante reconozco que una buena Gilda me la como, y más de una, porque los sabores se equilibran muy bien, el picante de la guindilla o pipirrana queda suavizado por el punto salado de la anchoa. Sin duda un pintxo para disfrutar y ofrecer a nuestros invitados, especialmente a los venidos de otros países, a los que sin duda seducirá.

Esta receta va con mucho cariño dedicada a Lizeth y Esteban, para ellos las preparé,  espero   que nos volvamos a  ver cuando vaya a Hamburgo, fue todo un placer poder conoceos.

INGREDIENTES para 10 GILDAS:

5 guindillas grandes o 10 pequeñas
10 anchoas de buena calidad en aceite de oliva virgen
20 aceitunas sin hueso (yo las utilizo rellenas de anchoa)
10 palillos para pintxos


PREPARACIÓN:

Cogeremos el palillo e insertaremos en primer lugar la aceituna, a continuación la anchoa enrollada, la guindilla partida por la mitad si es grande o entera si es pequeña y finalizamos el pintxo con otra aceituna.

No tiene más misterio, podemos echar un chorrito de aceite de oliva virgen. La Gilda ha de comerse de un solo bocado para que todos los sabores se mezclen en la boca.

A mi me gusta tomarlas con una copita de buen vino tinto o una caña bien fría,  aunque sobre esto no voy a hacer sugerencias, cada cual tendrá sus preferencias.

BUEN PROVECHO Y FELIZ FIN DE SEMANA