sábado, 29 de mayo de 2010

PASTEL DE PATATAS Y MORCILLA DE BURGOS (y una historia de transformación)

¿No os ha pasado en alguna ocasión que preparáis una receta, en la que tenéis muchas expectativas y por alguna razón en principio incomprensible NO SALE COMO TOCA?

Pues eso me paso el otro día con mi grandiosa receta. Resulta que quería hacer un pastel de patatas y carne, hasta aquí todo perfecto, que prepare unas patatas panadera con unos ajitos en láminas, que saltee ligeramente carne picada de cerdo y vacuno con sus especias, que hice la salsa que debería compactar este pastel:  con nata, huevos batidos y queso rallado.

Procedí de la siguiente manera:

En una fuente pírex puse una primera capa de patatas panaderas, después puse una capa de carne picada y cubrí con la mezcla de nata, huevo y queso. Repetí de nuevo la operación desde el principio, nueva capa patatas, carne, nata y rematado con abundante queso rallado.

Metí al horno, ¿pero?, el fallo estuvo en el tiempo, lo deje menos tiempo del necesario y el pastel no quedo compacto sino liquido. Cuando intente presentar en los platos,  aquello no era apto para el consumo, así que decidí dejarlo y preparar rápidamente una comida alternativa.

El pastel a simple vista pintaba bien, no tenía mal aspecto, aquí lo tenéis:



¡Todo apariencia!
Bueno y entonces ¿Por qué os presento una receta que no salió bien? Muy sencillo, porque en esta vida todo tiene arreglo, todo, bueno todo, menos una cosa que todos sabemos.

Con esta receta quiero trasladaros mi visión o como entiendo yo la cocina, todo es mejorable, todo se puede transformar, hay que improvisar, otras veces no, hay que aprovechar los recursos que tenemos, los productos y sobre todo “la comida no se tira”.

Al día siguiente me dije :
¿Qué voy a hacer contigo lindo pastel de patatas y carne?
 ¡No te creas que te vas a ir de rositas, volverás al puchero y te convertirás en un plato como Dios manda!


Así que le agarre con cariño pero sin piedad y me puse manos a la obra: se me ocurrió que podría casar perfectamente con una morcilla de burgos que andaba solitaria en la nevera, esperando a algún conquistador que le hiciese una proposición deshonesta .


Le quite el vestido a la morcilla y con mis manos la acaricie hasta deshacerla, la freí ligeramente en aceite de oliva y reserve.

Cogí los aros de emplatar, bueno un aro y un cuadrado, lo siguiente fue:

El pastel lo machaque ligeramente con un tenedor, sin acritud, pero dándole aspecto como para hacer una tortilla, batí un huevo y mezcle con el pastel chafadito, de forma que quedo como una masa.

Puse una primera base de esta especie de tortilla dentro de cada aro y encima la morcilla de burgos bien compactada. Ralle abundante queso, el que os guste y puse sobre cada uno de ellos.


Metí al horno por espacio de 15 minutos a 200º horno arriba y abajo, el queso se tiene que dorar, si es necesario dar un golpe extra de grill.


Desmoldar con cuidado de no quemaros y ya está listo para comer.


Casi todo tiene arreglo.

60 comentarios:

  1. En efecto, yo creo que los cocinillas somos un poco rencorosos y le damos vueltas a las recetas, para que salgan por las buenas o las malas, a la primera, la segunda o la tercera. Chapó tu manera de solventar la situación.

    ResponderEliminar
  2. Vaya odisea, Mari, pero con un final delicioso! Qué rico, hija! Un besito.

    ResponderEliminar
  3. que fotos mas sensasionales,lo dicen todo,maja....menuda pintaaaaaaaaa...........

    ResponderEliminar
  4. Ola cara!! Due ricettine deliziose!! Bravissima!! bacioni.

    ResponderEliminar
  5. Pues la verdad es que de un despiste te ha salido una comida estupenda!!! Como tiene que ser!! nada de andar tirando la comida!! jejej
    Se ve delicioso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Su, yo no se si reconorosos o en mi caso tozuda, me salieron los genes aragoneses.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Angie, no veas cuando yo vi que el pastel cada cosa andaba por su lado, casi me da algo, pero respire hondo y me dije, no pasa nada, plan B y a otra cosa marinero, pero al pastel también le avise ¡ya hablaremos más despacio tu y yo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Espe, la verdad es que con la fotografia ya empiezo a llevarme bien a fuerza de tanto retrato de comida.
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Manuela. gracias por tu visita, luego paso a verte.
    Bacioni

    ResponderEliminar
  10. Canelaytu, yo siempre lo digo, hay que improvisar y aprovechar los elementos, con un poco de maña todo se arregla.
    Beset

    ResponderEliminar
  11. ces sublimes photos bien présentés me mettent vraiment en appétit
    j'aime beaucoup
    bon weekend

    ResponderEliminar
  12. hola!!
    La verdad es que te ha quedado super rico.
    Tengo una duda: la morcilla es lo mismo de la butifarra?:)

    ResponderEliminar
  13. Mari! ESPECTACULAR!!!!!! De verdad te lo dijo el pastel de carne prometía, pero este de patata me ha dejado maravillada! bonito su exterior y riquísimo su interior! mmm... no dudes que lo hare me ha gustado muchooo

    Y por lo de que a quien le ha ocurrido?? A mí, a mi... y casi me pongo hasta llorar, una receta que preparas con todo el cariño del mundo y no sale ni a la de tres, lo único que yo soy una cabezota y lo repito hasta que quede como tendría que quedar...

    Tú has hecho magia ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Mari que imaginación. Hace poco a mi también me paso algo parecido y para arreglarlo me las desee.

    A ti te ha quedado sensacional.

    Un saludooooo

    ResponderEliminar
  15. Fimere, tenia un buen aspecto y mejor sabor, fue una delicia.
    Bon weekend

    ResponderEliminar
  16. Pao, mira la butifarra no es lo mismo que la morcilla, la morcilla de burgos esta hecha de sangre y arroz, mientras que la butifarra es de carne magra.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Cuinera, es que cuando un plato no sale te toca un poco la moral, yo ahora estoy peleando con los muffins que se me estan resistiendo pero yo sigo ahi hasta que lo consiga.
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Pi, la cuestion es que cuando te gusta la cocina enseguida buscas la forma de arreglar el problemilla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Estas cosas pasan en las mejores familias y no nos salvamos nadie, pero tú has sabido salir muy bien de esta situación. A nosotras no nos va a poder un simple plato, la guerra es la guerra y la ganamos nosotras no el plato, jejeje.
    Enhorabuena por tu acierto porque tiene pinta de restaurante de los caros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Eso es lo que las buenas cocineras hacen, improvisar, y lo has hecho maravillosamente. Te felicito por haber triunfado ante la adversidad, jiji.
    Generalmente no hago muchos muffins,pero tengo algunas recetas que suelo hacer cuando hay que llevarlos a la escuela de los nenes... tratare de publicar alguna o algunas.
    un besito guapa, y feliz fin de semana,

    ResponderEliminar
  21. Gracias Ana, aqui no hay plato que se resista, la cocinera es la que tiene la sarten por el mango, faltaria mas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hilmar, en la cocina todo sucede en el momento, por lo tanto hay que ser rápido e intentar buscar soluciones, gracias por lo de los muffins.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. graciaaas por la explicacion!!!
    en Italia no hay morcilla de burgos, esperando la importacion hay que ir a burgoss!! jejeje.
    besos.

    ResponderEliminar
  24. Pao, tienes que venir a España y de paso te llevas la morcilla para preparar este plato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Una improvisación con una pinta estupenda, se sale de la foto... Besitos, Carlota

    ResponderEliminar
  26. Hola Carlota, sobre la marcha salvamos el plato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Una aspecto sensacional, que rico tiene que estar este plato y la presentación estupenda!Un beso

    ResponderEliminar
  28. Al final quedó perfecto que es lo que importa. La presentación divina.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. Pues a mí me gusta MAri...me encanta la morcilla,original forma de prepararla,te quedó estupenda.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Si es que en esta vida todo tiene solución, no se puede tirar nada. Además muchas veces la apariencia no lo es todo, seguro que de sabor estaba buenísimo.
    El pastel te ha quedado estupendo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  31. Fresaypimienta, para ser un plato reconvertido resulto bastante bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  32. Amandam quedo bien pero supo bien a la vez que es lo importante.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Silvia, la morcilla le da un sabor muy rico a este pastel.
    Besito

    ResponderEliminar
  34. Dely, casi todo es solucionable, menos mal.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Great job! You really worked your magic with this delicious dish :)

    ResponderEliminar
  36. Alisa, thanks for your visit.
    See you soon

    ResponderEliminar
  37. Así me gusta, no hay porque darse por vencida ni tirar nada. Menudo plato más rico que has creado.
    Tiene que estar de vicio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  38. Jejeje, ¡qué identificada me siento con lo que cuentas!.
    Creo que a todos los que cocinamos nos pasa con mucha frecuencia. Un día que, sin saber por qué, algo sale mal... O esas ocasiones en que tienes todo listo para hacer determinada receta y, ¡zas!, de repente te das cuenta de que te falta un ingrediente básico, y es festivo o son las tantas de la noche. ¿Y cuando se te presentan a comer invitados inesperados?.
    En todos estos casos, toca recurrir a la improvisación. Y a veces, como pasa con tu pastel de morcilla de Burgos, la receta improvisada resulta sorprendentemente deliciosa, ¡casi mejor que lo que íbamos a preparar!.
    Además, los buenos cocineros salen a relucir en las "ocasiones extremas", jejeje.
    Besotes, y felicidades por el plato tan bonito y rico.

    ResponderEliminar
  39. jajaja, como un cuento, genial, me parece la explicación, y el ingenio de sacarlo adelante, asi es no se tira nada nada, y encima con el aspecto delicioso, besitos.

    ResponderEliminar
  40. Oye, que idea tan buena tuviste, si es que la cocina es imaginación total.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. ¿Y por qué se han de tirar las cosas que a simple vista no nos gustan? ya ves lo que hubieras perdido tu al no probarla y nosotros al no verla.
    No sé como estaría el pastel porque no lo has puesto pero el resultado final con la morcilla es fenomenal, así que no hay mal que por bien no venga. De una cosa que no te gustó has hecho un plato delicioso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Emnpar, perder una batalla no es perdar la guerra, eso le dije yo al pastel de patata.
    Besito

    ResponderEliminar
  43. Morguix, vaya que cierto es todo lo que me cuentas, yo creo que a las que nos gusta la cocina nos crecemos ante los imprevistos y hasta que no conseguimos lo que queremos no paramos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  44. Marisa, ante los imprevisto hay que crecerse y superarlo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  45. Amparo, cierto que hay que echarle imaginación al asunto cuando la cosa no sale.
    Beset

    ResponderEliminar
  46. Juan, el pastel no estaba mal, pero no era presentable ni adecuado porque no cuajo , después al compactarlo con la morcilla si que quedo firme y sin liquido, además estaba muy rico.
    Besitos

    ResponderEliminar
  47. molto molto interessante, da tener presente

    ResponderEliminar
  48. Lucy, me encanta que te agrade el plato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  49. Hola preciosa vengo para hacer el intercambio que ricoooooo este pastelll no cabe duda eres toda ingenio no se me hubiera ocurrido nunca,te quedo extraordinaria incluso la presentación.
    muchisimos besitos

    ResponderEliminar
  50. Querida amiga que alegria que pases por mi blog, y seguro que se te hubiese ocurrido algo para arreglar la situacion.
    Un beset

    ResponderEliminar
  51. Pues ojalá nos equivoquemos a menudo, porque ha sido una maravilla el resultado...

    Eso es usar la imaginación y el savoir faire, y hacertar de pleno (al menos conmigo)

    Besoss

    ResponderEliminar
  52. Vaya, todo tiene solución en la cocina, me ha pasado un par de veces pero no con tanto éxito con esta preparación que bien lograste.
    Gracias por tus comentarios en mi blog, y perdona que no me haya pasado antes, tuve problemas con el internet que espero no pase mas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  53. Wooo arrivo nel blogo e trovo questo magnifico piatto di papate e carne, m' inviti a cena?
    Bellissimo e interessante il tuo blog :P

    ResponderEliminar
  54. Fut Blog., a veces casi es un acierto los errores, todo depende de como lo tomemos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  55. Oscar, pues me encanta que me visites y te guste el plato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  56. Nanny, tu tambien tienes unas deliciosas recetas en tu blog.
    Bacioni

    ResponderEliminar
  57. nena, me ha encantado porque me pasa un poco como a tí, aveces mirando el ingrediente ese solitario en la nevera e improvisando para darle salida, esperando que nos hable...otras desesperada porque no ha salido y aver como lo arreglas, otras que te falta un ingrediente y pensando con qué sustituirlo. El plato de lujo, y como me encanta la morcilla tomo nota. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  58. Mª Carmen, estas cosas nos pasan a todas las que andamos por la cocina, no somos perfectos, y a veces las cosas no salen pero se pueden reconvertir.
    Beset

    ResponderEliminar
  59. y eso esta bueno??? a mi es que la morcilla me da mucho asquito..

    ResponderEliminar
  60. Yo la morcilla siempre la como de la misma manera,no me esmero ni lo mas minimo pq me gusta tal cual,pero esta receta te quedo exquisita,habrà que probarla asi alguna vez,
    Un beso desde Bilbao.

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.