martes, 31 de enero de 2012

PANECILLOS DE CHAPATA

Receta sacada  del libro “PAN,  de la chapata al pan de centeno” de Linda Collister, un recorrido interesante por los panes del mundo.

Hacer este pan requiere  tiempo, pero el resultado final realmente compensa el trabajo realizado.

Esta semana va ha ser la semana del pan, quiero aprovechar para poneros unas cuantas recetas que he ido haciendo y que por falta de tiempo no había tenido ocasión de enseñaros, y es que hacer pan es adictivo, cuando empiezas ya no puedes parar, además cada vez quieres dar un paso más.

Si os animáis os garantizo que  no os va a defraudar pero una advertencia, este pan no requiere de prisas, necesita mucho tiempo, también he de deciros que cuando lo prueben os van a pedir mas.


La chapata procede del norte de Italia, de los alrededores del lago Como, y se ha convertido en un pan tan ubicuo y popular como la baguette. Este pan tiene una corteza harinosa, una textura jugosa y abierta, sabor a aceite de oliva,  además la biga le aporta un sabor extra.

INGREDIENTES:

BIGA:

250 g de harina de fuerza

5 g de levadura fresca de panadero

150 g de agua tibia

MASA PARA CHAPATA:

300 ml de agua tibia

15 g de levadura fresca de panadero

500 g de harina de fuerza

2 cucharaditas de sal marina

4 cucharadas de aceite de oliva virgen


PREPARACIÓN:

BIGA:

Poner la harina en un cuenco grande y hacer un hueco en el centro. Desmenuzar la levadura en el hueco y echar el agua. Mezclar la levadura con el agua y luego gradualmente  ir añadiendo la harina hasta obtener una masa firme. Vuélcala sobre la bancada y amasa 2 minutos, luego devuelve la masa al cuenco y cúbrela con una película de plástico. Dejar a temperatura ambiente de 8 a 12 horas, la masa subirá mucho, y luego caerá.

Consejo: Yo la prepare el sábado por la noche y el domingo temprano ya la tenía lista para hacer las chapatas, si la hiciéramos en verano la dejaríamos toda la noche en la nevera.

Al día siguiente, nos ponemos con la masa de las chapatas, vertemos los 300 ml de agua tibia en un cuenco y desmenuzamos los 15 g de levadura. Mezclamos hasta disolver y entonces agregamos la biga, ahora hay que mezclar bien, removiendo y exprimiendo con los dedos para deshacer la biga,  esta operación nos llevara un ratito, tenemos que conseguir  una masa homogénea y espesa.

A esta masa le echaremos la mitad de la harina, 250 g, y trabajamos hasta obtener una masa muy pegajosa, en este punto yo me limpie la mano y seguí batiendo con una espátula porque la masa es muy pero que muy pegajosa, lo batiremos unos 5 minutos hasta conseguir una masa bastante elástica. Cubrimos de nuevo con plástico y volvemos a dejar reposar en un lugar cálido durante 2 horas, hasta que doble su tamaño.

El paso siguiente será añadir la sal y el aceite a la masa y poco a poco el resto de la harina, los otros 250 g , la masa seguirá siendo blanda y pegajosa. Cuando empecemos a notarla lisa y elástica cubrimos de nuevo el cuento con film y dejamos levar de nuevo  1 hora en lugar cálido, hasta que haya doblado su tamaño.

Iremos precalentado el horno a 200º-210º calor arriba y abajo

Sacamos la masa a la superficie de trabajo enharinada. Con ayuda de una rasqueta enharinada, dividimos la masa en 12 porciones y las llevamos a las placas dejando espacio entre ellas.

La masa es un poco pegajosa pero no tenemos que añadirle más harina, nos untaremos los dedos con harina para darle un poco de forma a las porciones, aunque la masa se desparrame un poco no importa así su aspecto es más rustico. Los espolvoreamos generosamente con harina e introducimos las placas con las chapatas en bolsas de plástico grandes, ligeramente infladas.


Dejamos levar en un lugar cálido por espacio de 30 minutos o hasta que casi hayan doblado su tamaño. 

Destapamos los panecillos y horneamos durante 15-20 minutos a 200º o hasta que estén dorados.

Dejar enfriar sobre una rejilla.

Como podéis ver no es una receta complicada pero si requiere mucho tiempo, los mejores panes que he hecho, corteza crujiente y una miga tierna y aireada,  han quedado buenísimos pero han volado tan rápidamente ……

33 comentarios:

  1. Divinisimaaas la vrdad es que es un poco laborioso pero lo ricas que estan lo compensa despues.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buenas! Tengo que atreverme un día y ver que tal salen.Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay Mari, que hambre me da ese pan.
    Un besazo guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  4. Ainsss mari te han quedado estupendas estas chapatas, ya me gustaría despertarme mañana y tener aunque sea sólo una. No hay nada más rico que el pan hecho en casa, buenas noches

    ResponderEliminar
  5. Si es que se comen hasta solos, en serio te digo que a mi con lo que me gusta el pan, no hace falta que le ponga nada. Estas chapatas, vamos...dos o tres al dia :)

    besines

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las chapatas y en formato mini te han quedado estupendas! un besitoo

    ResponderEliminar
  7. Tienen que ser una autentica delicia :) Te quedaron estupendas, que bocata me hacía yo con uno de ellos Besos

    ResponderEliminar
  8. A ver si algun día me pongo con ellos, y asi le reparo la merienda a mi sobrino seguro que le encanta con esta maravilla de panecitos.

    Besossssssssssss

    ResponderEliminar
  9. Aunque sea una receta que lleve su tiempo prepararla, pero merece tanto la pena tener un pan casero, hecho por uno mismo, recién sacado del horno que sin duda hay que hacerlos algún día. Tomo buena nota. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Te han quedado muy bien! Un día tengo que hacerlas, mientras me llevo una :)

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Desde luego, la pinta es estupenda. Seguro que vale la pena la espera para tener un pan así de rico.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Llevo algún tiempo siguiéndote por Reader, ahora lo hago de forma pública.

    Tienes un blog que es una auténtica maravilla.

    Biquiños.

    http://lasrecetasdeyoli.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Madreeeee, con lo patosa que soy yo para el pan, que no hay manera que me salga uno decente y lo rico que se ven tus panecillos...
    Joooo, yo también quiero!!!

    ResponderEliminar
  14. Me llevo la receta rápidamente para ponerla en práctica...jejeje.
    Te han quedado deliciosos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me las imagino con jamón y tomate y se me está haciendo la boca agua. Bs

    ResponderEliminar
  16. Unos panecillos deliciosos, coincido contigo en que están de lujo, de ese libro es que todo lo que pruebo me encanta.Besos.

    ResponderEliminar
  17. Qué pinta de crujientesssssssssss, me tomaba ahora mismo uno. Tomo nota.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Nunca hice chapatitas, bueno, ni chapatazas, pero de esta no pasa... Qué buenas tienen que estar!!!
    Un abrazo.

    Pilar

    ResponderEliminar
  19. QUE RICOSSSSSSSS,UMMMM RELLENOS DE JAMÓN Y TOMATE JEJEJEJJE ME LOS ESTOY IMAGINANDO BESOTES

    ResponderEliminar
  20. Con lo bueno que está bien merece la pena. Pero como bien dices hace falta tiempo, y de eso tengo poco. Aunque espero sacarlo de algún lado para animarme a hacer pan. Besiños.

    ResponderEliminar
  21. de lujo te quedaron,madre que ricos!
    saludos.

    ResponderEliminar
  22. Pues nada, habrá que empezar a sacar la harina para disfrutarlos, porque tienen una pinta ... que ya estoy buscanco el tomate.

    Xtos xula.

    ResponderEliminar
  23. Me encantan los panes caseros y haría todos los que veo en los blog, como estos tuyos, pero el tiempo es mi enemigo :S

    ¡Hasta pronto, Mary!

    ResponderEliminar
  24. Una receta riquísima! Me la apunto ahora mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. El pan casero me chifla y me encanta probar todas las recetas, esta tuya me parece que te ha quedado genial y que fijo la voy a probar así que tomo nota besos

    ResponderEliminar
  26. Unos panecillos sencillamente espectaculares...quien pillara uno para cenar hoy!!!
    Por cierto ...muy contento con haberte traido recuerdos al ver mi receta de la semana (Gachas de Leche).
    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel.blogspot.com

    ResponderEliminar
  27. Hola Mari. Como bien dices, el hacer pan crea adicción, quizás por eso yo no haga jj, además creo que hay que disponer de momentos para hacerlo aunque no todos los panes requerirán el mismo tiempo.
    También creo que como el pana hecho en casa no hay otro pero eso queda para las estupendas cocineras como vosotras. yo me alegro cuando veo las maravillas que hacéis como estas chapatas que solo al verlas ya te están invitando a buscar algo para acompañarlas. Tienen que estar deliciosas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. veo que ya te enganchaste al pan...y que buena pinta tienen.
    bexinos

    ResponderEliminar
  29. Hola Mari, estan buénisimos as tuas chapatas,
    estoy encantada.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  30. Me encantan las chapatas, se ven muy ricas. Además como son caseras pues están aún más ricas y duran más tiempo.
    Un besín.

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.