sábado, 1 de junio de 2013

SÚPLICAS

La receta pertenece a un pequeño libro que lleva por nombre “Delicias Conventuales”, la verdad es que ni recordaba que lo tenía y el otro día buscando entre mis libros de cocina apareció, sin más, creo que era su momento, si no me falla la memoria lo compre en la sección de oportunidades de la librería París-Valencia, donde disfruto mucho cuando voy,  siempre salgo con algún que otro libro. Este me llamo la atención por recetas como la de hoy, provenientes de la sabiduría y buen hacer de las monjitas.


Dulces tradicionales, receta con bastantes huevos y nada de levadura, de las de batir mucho para conseguir una masa esponjosa y desde luego deliciosos, hay que ver lo ricos que están y los poco ingredientes que llevan, dulces de los de antes.


Sobre el nombre e historia no puedo deciros mucho, en el libro apenas hace una pequeña alusión a sus orígenes, cito textualmente: “Tradicionalmente elaborados por monjas, estos pastelitos, oriundos de Vila Nova do Foz Côa, son típicos de los postres de bodas y fiestas populares de la región”.


También deciros que el libro tiene algún que otro fallo u omisión , como por ejemplo no indicar temperatura ni tiempo de horneado en alguna de las recetas, en esta por ejemplo no dice nada sobre ello, así que he tenido que usar el sentido común y la experiencia que una ha ido cogiendo con la  práctica, ha salido bien.


INGREDIENTES:

5 huevos

8 yemas

450 g de azúcar

1 cucharada de canela

La ralladura de un limón grande

450 g de harina

Sugerencia: Con estas cantidades os saldrán bastantes, unas 30, podéis reducir a la mitad, utilizar 3 huevos y 3 yemas, reduciendo a la mitad los ingredientes sólidos.


PREPARACIÓN:

Batir los huevos, las yemas y el azúcar mínimo 5 minutos hasta conseguir que blanqueen y estén muy cremosos. Añadir la canela, la ralladura de limón y la harina, ir echándolo a cucharadas hasta conseguir una mezcla homogénea.

Engrasar moldes, los que os gusten, yo he utilizado una bandeja de muffins y unos moldes ondulados y meter al horno que tendremos caliente a 180º, hornear durante 20 minutos.

Dejar enfriar sobre una rejilla y desmoldar.



BUEN FIN DE SEMANA

31 comentarios:

  1. ¡Que pintaza Mary! Con lo que me gustan a mi los dulces y si son de canela, más aun. Me la apunto , y me quedo por aquí, me encanta tu blog! Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy curioso el nombre, porque no creo que haya que suplicar para comerlas, bueno, para la última seguro que hay más de una súplica! Se ven deliciosas. Un besiño.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla ,Mari! la pinta es ideal y me imagino que de sabor riquísimas .Me la apunto con tu permiso
    Un beso y buen fin de semana !!

    ResponderEliminar
  4. Carmen qué receta más rica y sencilla así tan bien explicada, el libro debe ser una maravilla, a ver si puedo ir por esa librería y lo encuentro...besitos guapa

    ResponderEliminar
  5. Qué hermosa receta. Es cierto lo que decís, Mary, acerca de que son recetas de las de antaño-. Además los conventos tienes toda una magia en torno a la cocina y el quehacer de las monjitas a partir de lo que tenían a su alcance.
    Me encanta ese tipo de libros. Cariños!

    ResponderEliminar
  6. Me tengo que hacer con un libro de esos de monjas, seguro que disfruto como un enano ¡con lo que me gusta la cocina tradicional! Desde luego la masa tiene un aspecto bárbaro y dan ganas de probar tus súplicas. Enhorabuena Mari.

    ResponderEliminar
  7. que rico!! la verdad es que he probado muchos dulces de convento y están de muerte, tambien tengo muvhos libros de recetas, me apunto esta tuya que tiene que estar divina, jajaja

    ResponderEliminar
  8. Este libro tuyo es un tesoro, cuídalo mucho.
    Gracias por compartir la receta, se ven divinas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Que receta tan sencilla y tan rica¡¡¡ para suplicar por uno, tienen que estar deliciosos. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hablar de dulces de convento ya es garantía de éxito y al ver las fotos dan ganas de coger, o hay que suplicar para obtener uno de estos dulces? Se ven muy suaves.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Estas recetas son las mejores , me encanta y te han quedado estupendos
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Esta clase de recetas son las que me gustam, sin levaduras como las hacian antes batiendo hasta hacerlas muy espongosas. Mi devilidad tambien son los libros, los de los conventos siempre son muy interesantes y algunos verdaderos tesoros. Besos

    ResponderEliminar
  13. Que vista tienen, esponjosas, nunca las había visto y me encantaría probarlas!

    ResponderEliminar
  14. Que tiernos quedan, me quedo con tu propuesta con tu permiso.Besos

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que apetecen a cualquier hora,con súplicas o mejor sin ellas :D
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Con los dulces de los conventos nunca se falla...son tan fáciles de hacer y tan ricos...saben a pueblo, a campo, a tranquilidad...
    Bss

    ResponderEliminar
  17. si es que viendola solo se pedia suplicar comerla...que buena pinta tienen!
    ademas, te quedaron fantasticas...un beso

    ResponderEliminar
  18. Las monjas son una gran fuente de sabiduría repostera, me encantan! Y menuda pinta tienen estos dulces, se ven súper esponjosos!
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Yo tengo un par de libros de cocina de coventos y es verdad cuesta pillarle el punto a algunas recetas, pero son clásicos buenísimos. Te han quedado fabulosoos. Besos

    ResponderEliminar
  20. Las monjas serán lo que sean, pero dominan totalmente los dulces .... y genialmente!!

    ResponderEliminar
  21. cuánto huevo y qué ricas! yo nunca he probado las súplicas, me gusta el nombre ) un beset guapa

    ResponderEliminar
  22. Mary, te han quedado pefectos, muy esponjosos, con un corte precioso.

    Anotamos esta receta de convento que nos encanta,

    besos

    ResponderEliminar
  23. Canela y limón... qué combinación más rica, y esa esponjosidad... una maravilla.

    ResponderEliminar
  24. Desde luego que los nombres de la cocina de los conventos son muy adecuados, siempre me llama la atención que muchos de sus platos parece que piden perdón por estar buenos, jajaja. Tus súplicas serán atendidas, por lo menos por mi, que me han gustado muchisimo!
    Un beso, hermosa!

    ResponderEliminar
  25. Tienen muy buena pinta y seguro que estan muy ricos ,pero si que es verdad que llevan muchos huevos seguro que a las monjas se los regalaban para hacer sus ricos dulces.besinos

    ResponderEliminar
  26. Tienen una pinta estupenda. Las vi en Facebook y tenia ganas de ver la receta, pues aquí estoy guardando el enlace en mis favoritos!
    un beso

    ResponderEliminar
  27. Mary... Geniales...
    Tienen una pinta muy muy buena.

    Muuak Muuak

    ResponderEliminar
  28. Pues te han quedado geniales! tienen una pinta estupenda. Besos

    ResponderEliminar
  29. Te devuelvo la visita y por supuesto me quedo por aquí.
    Me han encantado tanto tu blog, como tus recetas.
    Esta me parece que tiene que estar buenísima.

    Un Beso

    ResponderEliminar
  30. ¡Hay qué ver cómo se las apañaban las monjitas! Dónde éste el trabajo bien hecho q se quite todo lo demás. Geniales fotos y me llevo una para el desayuno. :)

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.