viernes, 18 de abril de 2014

POCHAS CON BACALAO


Cuando era pequeña, recuerdo que mi madre siempre decía que en "Viernes Santo no se podía comer carne", nos hacia bacalao con tomate frito, albóndigas de bacalao y potaje de garbanzos con bacalao, esto último a mi no me gustaba demasiado por aquel entonces, es más, odiaba los garbanzos con cosas verdes, las cosas verdes no eran otra que espinacas.

También perdura en mi memoria un arroz con bacalao y patatas que quitaba el hipo,  no tengo por desgracia la receta pero siempre por estas fechas me vienen como flashes, imágenes de mi madre preparando este arroz, friendo la piel del bacalao e incorporando las partes de la cola con menos molla al puchero…, mi madre era una estupenda cocinera y no desperdiciaba absolutamente nada.

No se si os pasará también, pero hay recuerdos que tienen olor y sabor, y que forman parte de ti, y que los añoras y los buscas, y que si consigues encontrarlos y saborearlos de nuevo suponen una experiencia indescriptible, volver al pasado. Igual os parece exagerado pero cuantas veces vas en busca de aquel pastel de merengue que tanto te gustaba de pequeña, o aquellas magdalenas que hacia la abuela y que por muchas y buenas que pruebes nunca saben como aquellas…

Así que cuando era pequeña,  Semana Santa tenía una parte divertida, que era salir al campo a comer la mona y saltar a la comba, y otra que me daba mucho miedo, representada por las impresionantes procesiones y el bacalao,  bueno concretamente los garbanzos con bacalao, el resto de platos me gustaban, era como el yin y el yan, la luz y el lado oscuro, y que nadie me interprete mal ni pueda ofenderse por esta clasificación, pero con 7-8 años era mi percepción del mundo.

Hoy han cambiado bastante las cosas, en muchos sentidos, ahora Semana Santa es un periodo vacacional mas, operación salida, viajes programados, también en lo culinario, monas con huevos Kinder, torrijas de sabores impensables…


Yo misma os traigo una receta de legumbres pero con truco, un plato tradicional pero en menos tiempo, podemos preparar platos caseros rápidamente, no es imposible, con buenos productos, que los hay en el mercado. La prueba es este plato de ricas pochas, las legumbres están ya cocidas, son Pochas al natural de la marca Camporel, de una calidad excepcional y con un sabor muy delicado, se deshacen en la boca, y para convertirlas en un plato de Viernes Santo nada más que añadir bacalao, acelgas y unos champiñones, una receta deliciosa que quiero compartir, al igual que mis recuerdos de infancia con todos vosotros.



INGREDIENTES:
 
Pochas al natural extra Camporel

200 g de bacalao desalado y desmigado de buena calidad

Un manojo de acelgas frescas troceadas

100 g de champiñones laminados

Media cebolla dulce picada

2 dientes de ajo

1 Hoja de laurel

Una cucharadita de café de pimentón dulce La Dalia

Aceite de oliva virgen



PREPARACIÓN

La noche de antes ponemos el bacalao en agua y le cambiamos esta varias veces.

Picamos la media cebolla y los ajos, sofreímos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen, cuando veamos que está blandita, lo apreciaremos porque quedará como transparente, añadimos las acelgas troceadas y los champiñones laminados, a continuación el bacalao desalado y escurrido, damos una vueltas, incorporamos el pimentón y ponemos todo en una olla con agua, no pongáis demasiada agua, justo para cubrir el sofrito.

Cuando empiece a hervir lo dejaremos durante unos 10 minutos y a continuación añadiremos las pochas al natural de Camporel, no remover con ningún utensilio, ya que las legumbres ya están cocidas, mover la olla un par de minutos y apagar el fuego, rectificar de sal si fuera necesario, teniendo cuidado de no pasarnos porque el bacalao contiene sal de sobra. Y listo para disfrutar de un delicioso potaje casero y tradicional en un tiempo record, no me negareis que no tenemos excusa para hacerlo.

Felices vacaciones y disfrutad de ellas.


11 comentarios:

  1. que ricas
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Qué buen plato de cuaresma! El bacalao les sienta fenomenal!

    ResponderEliminar
  3. Qué recuerdos tan maravillosos. Con tu descripción de los sabores de la infancia me recordaste a Marcel Proust y su búsqueda del tiempo perdido que se despierta en el momento exacto de morder una madeleine ....
    Esta versión rápida de un plato tradicional es un lujo en estos tiempos que corren. Acá se sigue conmemorando al Semana santa sin el consumo de carne, pero vamos desde el jueves y en muchos casos hasta el sábado al medio día. Es una tradición que me gusta y trato de perpetuar. No hay demasiado bacalao ni pescado, pero sí platos que aún cuando se disfrutan todo el año, en Semana Santa adquieren un valor especial.
    Cariños, Mari, nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Que delicia, a mi marido le encanyan.Besoss y buena tarde.

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo, yo también tengo muy buenos recuerdos asociados a esta época, volando el caxirulo y tomándome la mona jajaja ahora los niños de ahora no los veo ya como niños, no sé, nosotros teníamos más libertad, eramos más niños... En fin, es lo qeu hay.

    besazos

    ResponderEliminar
  6. Qué buena pinta... qué ganitas de meter cuchara en ese plato!!!

    ResponderEliminar
  7. estos son los platos que mas gustan en mi casa, platos unicos, consistentes y deliciosos. me encantan! a mi de peque tampoco me gustaban, como cambian las cosas!

    ResponderEliminar
  8. Buen plato, muy apropiado para estos días de cuaresma, pero también para cualquier otro. En casa lo preferimos con garbanzos. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Ay que rico Mari, si es que estos platos de cuchara son lo mejor de lo mejor. Me pierden reina, y este que lleva bacalao ni te cuento, un auténtico placer sentarse a la mesa y disfrutar de un platito.

    Besinesss

    ResponderEliminar
  10. Espectaculaaaaaaaaaaar no lo siguiente no hay mas que ver las fotos y seguro que es una delicia con lo que me gustan los platos de cuchara es una pena no pueda llevarme un platito para la cena .
    Felices pascuas , bicos mil y feliz domingo wapa.

    ResponderEliminar
  11. Nosotros seguimos la tradición de los potajes en semana santa y este plato lo hago mucho, con la diferencia que no le pongo champiñones, la próxima vez lo haré porque tiene que estar riquísimo. Saludos

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.