jueves, 22 de mayo de 2014

CORTEZAS DE JAMON


Hay recetas que son tan sencillas que casi da vergüenza contarlas, pero por lo general estas suelen ser las mas ricas y a veces las mas complicadas porque hay que tener la experiencia o conocimiento de antaño para hacerlas.

Y eso es lo que ocurre con las cortezas de jamón, mi madre era la top chef de las cortezas, le quedaban tan crujientes, enroscaditas, nada grasientas, eran increíbles.


En una ocasión intente hacerlas y fueron un rotundo fracaso, resultaron correosas, grasientas y lié tal humareda en la cocina que casi llaman a los bomberos. Pero ocurre que mis genes aragoneses afloran con frecuencia y me lanzan a conseguir lo inconseguible, así que recordé los sabios consejos de mi madre: hacerlas en abundante aceite de oliva muy caliente sin perderles ojo y dandoles vuelta con frecuencia,  fui guardando las cortezas del jamón, para emular a mi querida madre, que por cierto siempre decía: ¡Están buenas verdad, pues no sabéis el calor y el humo que he tenido en la cocina!, cuanto la echo de menos....

INGREDIENTES:

Cortezas de jamón

Aceite de oliva


PREPARACIÓN:

Esta es una receta de aprovechamiento en toda regla,  y la verdad es que si el jamón me gustaba,  no menos las cortezas, mi madre las iba guardando según el jamón iba menguando y cuando se terminaba nos hacia estas delicias, por cierto mis preferidas eran las que le quedaba algún trocito de jamón, la verdad que todos nos peleábamos por ellas.

En una sartén pondremos abundante aceite de oliva y cuando esté bien caliente echaremos las cortezas de jamón. Cocinar a fuego alto moviendo de vez en cuando para que no se quemen, sabremos que están hechas cuando se hinchen y la grasa se haya prácticamente disuelto. Una vez fritas y frías aguantan perfectamente durante varios días, aunque no creo que queden.

El único inconveniente de esta receta es que al freírlas se hace mucho humo y que el aceite después de fritas queda muy fuerte para poder reutilizarlo en otros guisos, pero podéis usarlo para hacer jabón casero, esa será una próxima receta.

BUEN  PROVECHO


8 comentarios:

  1. Por Dios, que pinta, hacia años que no veia cortezas de verdad..!!! pero que ricas, todo un recetón, besossss

    ResponderEliminar
  2. Anda , no sabia que las corgezas se hacian con la piel del jamon, siempre pense que era con la piel fresca y no curada, asi que con tu permiso guardo esta receta como oro en paño.
    Besod

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, las recetas más sencillas suelen ser las más ricas, a la vista está qué cortezas, Mari!!! de lujo!!

    besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  4. Que riquísimas se ven, creo que nunca he probado las cortezas caseras y tienen que ser mil veces mejor que las compradas, sobre todo siendo una receta familiar, que trae recuerdos tan bonitos.

    Un besazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Oh, como me gustan! Yo nunca las he preparado pero me quedo por aquí para no perderme tus recetas! Te invito, si te apetece, a pasarte por mi blog: http://dulcibal.blogspot.com.es/
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón a veces no te atreves a publicar algo por sencillo, pero sirve para recordar y también para aportar algún truquilloi como los tuyos en este caso., Me encantan las cortezas caseras. Ya espero tu receta de jabón. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las cortezas caseras. Un beso

    ResponderEliminar
  8. No las he hecho nunca, pero me encantan, aunque si dices que hacen tanto humo ya me da un poco de pereza, aún así siguen siendo tentadoras. Te han quedado muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.