sábado, 9 de abril de 2016

BIZCOCHOS DE SOLETILLA


Siempre me han encantado los bizcochos de soletilla, cuando era pequeña recuerdo que mi madre compraba los de La Bella Easo.  Estaban muy ricos y tiernos pero  estos caseros no tienen nada que envidiarles.

Creo que es una de esas recetas que no haces porque están ahí desde siempre. Quizás no sean tan espectaculares en apariencia como una tarta decorada, unos cupcakes u otros dulces importados de otras cocinas. Pero no conozco a nadie que no le gusten y sobre todo que cuando pones un platito  de soletillas, sólo coja una.

Es una receta básica que nos sacará de más de un apuro. Recién hechos están deliciosos y un tiramisú o una charlotta con soletillas caseras es éxito asegurado.


Otra razón para animarse a hacerlos es que son muy fáciles de preparar. No llevan levadura, y os preguntaréis la razón por la que son tan ligeras y esponjosas, y es gracias al batido de las claras, con el que conseguimos  una masa muy aireada y esponjada, como una mousse,  que se cuece con rapidez en el horno. 

No hay excusa para no hacer soletillas, el horneado es súper rápido. Yo la próxima vez haré ración doble porque  volaron en un suspiro.

INGREDIENTES:

4 huevos a temperatura ambiente
125 g de azúcar
125 g de harina
Azúcar para espolvorear


PREPARACION:

En primer lugar encendemos el horno a 200º para que se vaya calentando.
Separamos las claras de las yemas, con cuidado de que no  caiga nada de yema en el bol de la batidora. Batimos las claras a velocidad  alta. Cuando estén medio montadas vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta conseguir un merengue firme.

Por otra parte bate las yemas de los huevos y añade a las claras. Mezcla lo necesario para que se integren las yemas. Es este punto tamiza la harina e incorporarla poco a poco a la mezcla anterior con una espátula, con movimientos suaves y envolventes, de abajo hacia arriba.

La masa estará súper esponjosa y aireada, como una mousse. Cortamos la punta de una manga desechable y le colocamos una boquilla gordita, si no tenéis boquilla no pasa nada, puedes utilizar la manga sin ella pero no hagas el agujero de salida demasiado grande.

Necesitaras dos placas de horno con papel de horno para esta cantidad de masa.

Ve poniendo tiras de masa en las bandejas dejando un par de dedos de separación entre  soletilla y soletilla. Espolvoreamos con abundante azúcar y horneamos 10 minutos o hasta que empiecen a dorarse los bordes. Se conservan bien en una lata durante días pero no creo que duren tanto.
Son tan ligeras que coges una y otra y otra ....

Buen fin de semana.

6 comentarios:

  1. Fácil de preparar y están tan ricas. No tienen comparación con las compradas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Te han quedado perfectos, yo también los tomaba de pequeña, y los sigo tomando.
    besos,

    ResponderEliminar
  3. Vaya delicia, da ganas de mojar unos cuantos en el café de la foto (seguro que algunos cayeron mientras hacías la sesión jejeje). Un besote!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy buenas bonita!
    Tengo que probarlos!
    Muchísimas gracias por enseñarnos estas recetas tan estupendas..
    Ahora me despido pero no sin antes desearte un estupendo día.
    Un abrazo ;) x

    ResponderEliminar
  5. Deliciosos estos bizcochitos, ideales para mil y un postres, aunque confieso que me los como a pares así solitos,je,je.

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.