jueves, 3 de noviembre de 2011

PANECILLOS DE HARINA DE ESPELTA ECOLÓGICA


Hay pocas cosas que puedan compararse al aroma del pan recién hecho, al menos para mí.

Impregna la cocina y el resto de la casa invitando a los que andamos cerca a sentarnos y saborear ese delicioso pan con productos tan básicos y maravillosos como un tomate maduro, un  buen chorreón de aceite de oliva virgen y un poco de sal.

Creo que es accesible ¿no?, no necesitamos salir de casa, vestirnos de gala, preparar la Visa ni nada por el estilo y sin embargo el momento será glorioso sin duda alguna.


Después de una semana con temática ambientada en Halloween volvamos a lo nuestro,  un buen pan, sencillo  y bueno porque está realizado con ingredientes de calidad, con nuestras propias manos, bueno y con la ayuda inestimable de la panificadora del Lidl, ¡que compra tan buena dios mio!

Este aparatito es una maravilla, en un principio lo usaba de uvas a peras, y de vez en cuando oía el comentario al respecto que todos podéis imaginar, pero desde luego cuando le coges el gusto a esto de hacer pan es un ayudante de primera y trabaja y trabaja día si, día también.


Pero no me voy a enrollar, solo un pequeño consejo, la receta es sencilla y es muy importante quizás también por esta razón utilizar harinas de calidad, no os podéis imaginar hasta que punto cambia la textura del pan si tenemos en cuenta este factor.

Yo he utilizado harinas de ECO-SALIM marca perteneciente al grupo SALUD E IMAGINACIÓN donde se comercializan productos previamente seleccionados de manera meticulosa y rigurosa.

Productos de primerísima calidad, con todo su sabor, textura y propiedades y os los aconsejo porque los he probado y lo he podido verificar, jamás se me ocurriría hablaros de un producto que no me gustase ni fuera de calidad.

En esta ocasión he combinado la harina blanca y la integral de espelta ecológica a partes iguales y el resultado ha sido estupendo.

Podéis encontrar sus productos en tiendas de dietética,  de productos naturales y ecológicos.

Tienen una amplia variedad de productos, os iré mostrando recetas con algunos de ellos.

La receta es del blog de mi amiga Isa, El horno de Isa,  modificada un poco, solo un poco en lo referente a las harinas, por lo demás igual, aquí tenéis su receta por si os apetece hacer el suyo, también lo he hecho y sale genial.


INGREDIENTES:

450 ml de agua mineral (yo utilizo agua embotellada porque donde yo vivo el agua es muy dura, tiene mucha cal pero podéis usar agua del grifo)

1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra Hojiblanca

2 cucharaditas de postre de sal

1,5 cucharadas soperas de leche en polvo

330 g de harina blanca de espelta ecológica ECO-SALIM

330 g de harina integral de espelta ecológica ECO-SALIM

18 g de levadura para pan fresca

PREPARACIÓN:

En panificadora:

Ponemos todos los ingredientes en la cubeta de la maquina en el orden en el que os los he puesto arriba.

Seleccionamos el programa masa para la maquina del Lidl, dura 15 minutos y solo amasa los ingredientes.

Nos quedará una masa homogénea y que no se pegue.

Si no tenéis panificadora podéis amasar al modo convencional.

Una vez tenemos nuestra masa la dejaremos reposar en un lugar cálido y tapada con un trapo húmedo para que no se nos reseque hasta que doble su tamaño, este proceso puede durar más o menos tiempo, todo está en función de la temperatura de vuestra cocina.

Una vez ha doblado su tamaño podemos hacer una o dos piezas grandes o panecillos más pequeños como he hecho yo.

Si queréis hacer panecillos o baguettes finas, cortar la masa en porciones de 100 g de peso, boleamos y dejamos descansar otros 15 minutos.

Transcurrido este tiempo le daremos a nuestros panes la forma deseada, redonda, alargada, a gusto de cada uno y yo aconsejo dejarlos ya sobre la bandeja que vaya a ir al horno para no volverlos a tocar.

Dejamos espacio entre las piezas porque han de volver a doblar de tamaño, tapamos con el trapo húmedo de nuevo.

Precalentamos el horno a 210º y cuando ya hayan duplicado su volumen hacemos unos pequeños cortes con un cuchillo afilado, tijeras o cúter a vuestro gusto y metéis al horno a 210º durante unos 15-20 minutos para barras pequeñas y unos 35 para piezas grandes.

Ponemos en el fondo del horno un cacharrito con agua para que haga vapor y nos quede nuestra corteza crujiente.

Una vez cocidas las piezas, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Y listos para prepararnos unos estupendos bocatas.

27 comentarios:

  1. Pues si, no hay nada como hacer pan en casa y si encima es con ingredientes de primera, que más se puede pedir, verdad??

    Deliciosos los panecillos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. que maravilla de panecillos si es que como los caseros no hay nada,un beso

    ResponderEliminar
  3. Como siempre digo el pan me da respeto, algun dia lo intentaré. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Bellissimi panini!! Mi sembra di sentirne il profumino!! Bravissima cara! Un abbraccio.

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchas ganas de hacer pan en casa..., pero me da miedo! jejeje...
    Estos panecillos de espelta tienen una pinta deliciosa! :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no tengo panificadora pero lo haré igual porque no me lo pienso perder jiji....

    Para mi es un vicio total y ese olorcín como bien dices no es comparable a nada.

    Cómo va esa pierna? Ya estás bien?

    Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Yo voy probando de hacer mi pan en casa, pero solo llevo un par de veces, y bueno, sigo perfeccionando la tecnica jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Estupendos! que bien sientan estas recetas después de tanto halloween, me apunto tu receta.
    BESITOs

    ResponderEliminar
  9. Genial, tengo todos los ingredientes y tengo la panificadora desde hace poco. Estoy empezando a descubrir cosillas como el programa masa. Genial
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Tienen una pinta esas baguettes mmmmm!!! y además el olorcito que se queda en toda la casa después de hacer el pan eh??

    Besitos

    Lou

    ResponderEliminar
  11. Yo tambien tengo estas harinas y estoy deseando utilizarlas y cocinar panes tan ricos como estos que has preparado tu... me estoy haciendo una idea del aroma que debe invadir tu casa y ummmm que ricos!!

    ResponderEliminar
  12. Muy buenos los pancitos, tengo ganas de probar la harina de espelta porque la he visto en muchos panes.Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Para mi, la mejor harina del mundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Tengo una linda panificadora y un kilo de harina de espelta(que en Asturias llamamos escanda)esperando a darle salida.
    Sólo espero que me queden tan bien como a ti.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Te han quedado de lujo!....a ver si encuentro esta harina.
    Besets.

    ResponderEliminar
  16. Que bien se ven estos panes, han quedado como si fueren de compra pro seguro que estan mejores!! 1 saludo de uvaspanyqueso

    ResponderEliminar
  17. Que buena pinta, casi me llega el olor jajaja,
    una delicia
    Patricia

    ResponderEliminar
  18. TENHO ANDADO UM POUCO PREGUIÇOSA PARA FAZER PÃO.
    ESSES FICARAM LINDOS PARECEM SER UMA DELICIA.
    QUENTINHOS E COM MANTEIGA FICAM PERFEITOS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  19. Que ricos!!te han quedado genial!!!!

    ResponderEliminar
  20. Mari que rico se ven. Es verda, el aroma a pan recién horneado es inolvidable. Viendo estos panes y recordando el aroma me he llenado de ganas de hornear un buen pan. Que lastima que ya es tarde en la noche.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  21. Con la harina de espelta sale un pan muy bueno.
    Y el aroma que sale del horno es de lo mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Nunca he utilizado harina de espelta pero todo es ponerse no?

    ResponderEliminar
  23. Que ricos panecillos, me encantaría siempre tener en casa pan de calidad, y no de plástico... Me quedo tu receta a ver si me animo. Besotes

    ResponderEliminar

Tus comentarios hacen que este blog crezca día a día, gracias por leerme y visitar mi cocina, espero que te guste el menú y que vuelvas pronto.